Carabanchel ha empezado a hacer los primeros 1.000 PCR de manera aleatoria con los que la Comunidad de Madrid tratará de contener la transmisión del virus entre asintomáticos. Un cribado que se hará a lo largo de toda la semana en las zonas con mayor incidencia de COVID-19 y de manera aleatoria.

A través de un mensaje de texto en el móvil, los ciudadanos de este distrito madrileño han sido citados este lunes en el Centro de especialidades de Carabanchel para realizarse los test.

Desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde ininterrumpidamente, los vecinos citados se realizarán la prueba de forma individual, tomando una muestra de la garganta con un bastoncillo, no a través de la prueba por fosa nasal.

Con el principal objetivo de encontrar asintomáticos, los sanitarios de este centro -que ha citado a 100 vecinos a cada hora- toman la temperatura corporal del residente elegido de forma aleatoria y si tiene fiebre se le impide la entrada y se le envía a casa.

Sin embargo, según ha podido confirmar laSexta, a las 13:00 de este lunes únicamente han asistido 60 de los convocados.

Carabanchel es una de las zonas madrileñas donde la incidencia del coronavirus es especialmente alta: 212 casos en relación a 100.000 habitantes. De hecho, en las últimas 48 horas, ha registrado más de 500 infectados.

Este martes seguirán las pruebas en Usera con otros 1.000 convocados a través de SMS, precedido de Vallecas, Villaverde, Alcobendas y Móstoles en los días siguientes hasta llegar a los 6.000 convocados.