El Partido Popular se muestra a favor de la reprimenda que Vox ha hecho a su líder en Andalucía. "Me parece oportuno que su partido le haya desautorizado, no se puede poner en tela de juicio a la justicia española", ha dicho Isabel Díaz Ayuso.

Francisco Serrano llegó a afirmar en redes sociales frases como esta: "La diferencia entre tener sexo gratis y pagando es que gratis te puede salir más caro".

Críticas de Serrano a la sentencia de La Manada en Facebook | Facebook Francisco Serrano

Unas opiniones que para el socialista Gabilondo no representan a la mayoría de la sociedad: "No son presentables ni justificables, son poco respetuosas con una decisión del Supremo y entienden de mala manera lo que es el movimiento de las mujeres y la reivindicación de toda la sociedad".

Marta Rivera, de Ciudadanos, aseguraba en Twitter que daba vergüenza, pero matizaba que Serrano no gobierna en Andalucía: "No, no gobierna en Andalucía. Y sí, da mucha vergüenza".

No es la primera vez que las declaraciones de Francisco Serrano generan polémica. Ya ocurrió cuando aseguró, por ejemplo, que la brecha salarial era "una de las grandes mentiras" a combatir: "Por el mismo trabajo, en las mismas condiciones, con la misma antigüedad, el mismo horario, que cobre menos una mujer que un hombre es mentira".

Publicó un libro en el que, según él, daba consejos para sobrevivir a la dictadura de género y la asociación Hazte Oír llegó a premiarle por su "gran dedicación" a la familia y a la infancia.

También se ha referido en varias ocasiones a los migrantes como foco de "problemas de inseguridad".

"Se privilegia a personas que entran a nuestro país incluso de forma violenta y saltándose todo control fronterizo", aseguraba.

Para Íñigo Errejón, declaraciones de este tipo solo pueden definirse de un modo: "Terroríficas"

En laSexta Noche, el presidente de Cantabria en funciones, Miguel Ángel Revilla también criticó a Serrano: "Que haya un tipo que encima ha sido juez y que diga esas barbaridades me parece impresentable que esa gente esté en una sociedad". Debería reflexionar, dice Revilla, y reconocer que "ha metido la pata".