José Manuel Villarejo ya está fuera de la cárcel. El excomisario ha salido este miércoles en libertad provisional de la prisión de Estremera, donde llevaba desde el año 2017, ante la imposibilidad de ser juzgado antes de cumplir el límite máximo para la prisión preventiva.

Luciendo una mascarilla con la bandera de España y un parche en un ojo, Villarejo ha aseverado a su salida del centro penitenciario que "las cloacas no generan mierda, la limpian" y ha defendido que ahora su única intención es defenderse de las acusaciones contra él.

"Aquí estoy, por mucho maltrato y por muchas torturas que me han hecho, sigo vivo, es una putada para los que lo han intentado", ha sentenciado, en declaraciones a la prensa. "Lo único que quiero es defenderme", ha agregado.

"Confío en que a partir de ahora pueda defenderme, es la única razón por la que me han tenido aquí preso, para que no hablara", ha asegurado el excomisario, que ha agradecido su labor a los funcionarios de prisiones pero ha arremetido contra el director de la cárcel, tachándole de "cancerbero" que "ha cedido a las órdenes políticas".

Por muchas torturas que me han hecho, sigo vivo, es una putada para los que lo han intentado"

Villarejo, al salir de prisión

Asimismo, Villarejo ha negado rotundamente que tenga intención de huir, a pesar de que la Fiscalía ha advertido este mismo miércoles de "un elevado riego de fuga y un indudable riesgo de reiteración delictiva" por su parte.

"Esa historieta de que iba a huir ellos saben que es mentira", ha aseverado, indicando a los periodistas que ahora va a "descansar un poco". "Estoy a punto de cumplir 70 años, dejé a mi hija con nueve años y ya tiene 13, y necesito descansar un poco, pero mi función va a ser únicamente defenderme", ha insistido.

Villarejo defiende al rey emérito

El comisario jubilado también ha confirmado que declarará este jueves ante la Audiencia Nacional. "Hasta ahora he declarado siempre y a todos, hasta a mis grandes amigos de Podemos, cada vez que me han preguntado, yo les contesto a todos", ha ironizado.

Preguntado por los últimos escándalos del rey emérito, Villarejo ha defendido al monarca emérito. "Me parece injusto todo lo que le está ocurriendo a su majestad y que tanto le debemos todos los españoles, otra cosa es que haya intereses", ha deslizado.

"Voy a confiar en la Justicia, me lo han robado todo pero no me pueden robar el que siga creyendo en la Justicia", ha concluido, en una breve intervención ante los medios en la que ha pedido que se respete su presunción de inocencia: "Acuérdense: ¡presunto, presunto!", ha lanzado, antes de marcharse.

El motivo de su salida de prisión

Villarejo ha salido de la prisión después de que el juez de la Audiencia Nacional e instructor del caso Tándem, Manuel García-Castellón, dictase este miércoles un auto en el que lo dejaba libre dada la imposibilidad de juzgarle dentro de plazo.

Fuentes de la Fiscalía así lo habían solicitado y explicaban a laSexta que esta petición se realizó porque el máximo tiempo que una persona puede permanecer en prisión provisional es de cuatro años, un plazo que se cumple el 3 de noviembre de este mismo año, ya que Villarejo ingresó en la cárcel el 5 de noviembre de 2017.

El magistrado explica en el auto, al que ha tenido acceso laSexta, que el estado de tramitación de la pieza principal y de las restantes piezas separadas están en fase de instrucción y no permite su inmediata conclusión y, por tanto, tampoco su enjuiciamiento antes de la fecha de expiración del plazo máximo de prisión provisional.

El auto señala también que se han asegurado las responsabilidades civiles posibles del investigado disminuyendo el riesgo de ocultación de activos, y muy especialmente, la posibilidad de que puedan acordarse medidas menos gravosas e igualmente efectivas para garantizar su presencia en el proceso, atenuando los indicadores de riesgo que señala el fiscal en su informe.

La Sala -añade- entiende que el mantenimiento de la prisión provisional en esas condiciones, resultaría contraria a los principios más elementales, al tratarse de una medida cautelar no puede ser confundida ni plenamente identificada con la pena de prisión; con la prisión provisional no pueden perseguirse fines punitivos ni de anticipación de la pena.

El juez, no obstante, impone a Villarejo la obligación de comparecer cada día ante el Juzgado correspondiente a su domicilio (Boadilla del Monte, Madrid), la prohibición de salida del territorio nacional y la entrega de su pasaporte.

La razón que dan desde Anticorrupción es que, al salir ya, dispondrán de nueve meses de remanente de prisión provisional que podrían volver a utilizar, de ser necesario.

Este martes la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la puesta en libertad de Villarejo en las tres primeras piezas por las que va a ser juzgado, alegando la imposibilidad material de juzgarlo antes de noviembre por la agenda de señalamientos.

El excomisario ha sido llamado a comparecer en la comisión de investigación en el Congreso de la trama de corrupción de la 'Operación Kitchen', que indagará sobre el presunto uso de fondos reservados por parte del Gobierno de Mariano Rajoy para vigilar y robar documentación al extesorero del PP, Luis Bárcenas.