El presidente del PP, Pablo Casado, ha cambiado su estrategia tras el batacazo electoral sufrido el domingo y ha pasado al ataque contra Ciudadanos y Vox, al que por primera vez se ha referido como un partido de "extrema derecha".

En el Comité Ejecutivo Nacional del PP, Casado ha aludido directamente al líder de dicha formación, Santiago Abascal, al que ha recordado "lo mucho que debe" al Partido Popular. "Simplemente una reflexión sobre lo mucho que Abascal debe a este partido, del que ha estado cobrando de fundaciones, chiringuitos y mamandurrias, como él dice, de alguna comunidad autónoma hasta antes de ayer".

 

Abascal le ha contestado a través de Twitter, en una publicación en la que ha asegurado que al PP se le está poniendo "cara de UCD" .

En cuanto a Ciudadanos, Casado ha reprochado que el partido naranja haya intentado "sorpasar" al PP en vez de centrarse en echar a Pedro Sánchez de La Moncloa, y ha advertido a Albert Rivera de que él es el líder de la oposición, achacándole ser, junto con Vox, el "responsable" de que Sánchez esté gobernando.

También ha dicho que Vox y Cs son partidos a los que "no importa la gobernabilidad" y les ha tachado de "suicidas", acusándoles de llevar a cabo una estrategia de campaña "muy irresponsable". "No solo no son complementarios, sino que restan", ha aseverado. Así, ha reivindicado el "centro ideológico", asegurando que el suyo es el "único partido de centro derecha".

"No somos ni intercambiables ni somos lo mismo que Vox y Ciudadanos", ha proclamado, "vamos a recuperar nuestro espacio electoral desde este suelo".