El Gobierno prevé que la economía se resentirá tras el efecto de la guerra en Ucrania, pero espera que la fuerte inflación que vive España sea "coyuntural", según ha afirmado Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, este lunes en una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3.

Una entrevista centrada sobre todo en las cuestiones económicas que afectan en estos momento a nuestro país, aunque se han tratado también otros temas, como el fin de las mascarillas en interiores, previsto para el próximo miércoles 20, o el posible adelanto de las elecciones generales.

Pero también y como era de esperar, Sánchez no ha querido desaprovechar la ocasión para lanzar un dardo al Partido Popular por los polémicos casos de las mascarillas en Madrid. Así, resumimos a continuación las principales claves que que ha dado el jefe del Ejecutivo.

Revisar a la baja la economía

Pedro Sánchez ha confirmado que habrá una revisión a la baja de la previsión de crecimiento del PIB para este año (7%) por el impacto de la guerra de Ucrania en la economía española, aunque ha insistido en que el crecimiento seguirá siendo "robusto".

"Es evidente que la guerra de Putin en Ucrania está teniendo un impacto no sólo en la economía europea sino también en la economía global y que va a haber una revisión a la baja de las cifras de crecimiento del PIB en España, Europa y el mundo es una certificación, pero eso no significa que no vayamos a crecer", ha respondido el presidente al comienzo de la entrevista.

Es más, el jefe del Ejecutivo ha insistido en que "no se escuda" en la guerra "ni pone paños calientes" a la situación económica, pero considera "evidente" que el 70% de la subida del IPC se debe a los precios energéticos y de los alimentos no elaborados, y eso "tiene mucho que ver con el conflicto en Ucrania", ha añadido.

Se mantendrán las pensiones

Como ya habían confirmado el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, Sánchez ha asegurado que la actualización de las pensiones se hará conforme al IPC a pesar de la inflación, y tal y como se planteó en la reforma del Pacto de Toledo: "No es una voluntad política, está inscrito en la ley".

No obstante, ha preferido mantenerse optimista en su discurso al respecto de la inflación: "Ahora mismo las previsiones plantean en el 2022 una elevada inflación, pero no en el 2023 y 2024, esperemos que sea coyuntural".

Este año sí habrá debate sobre el estado de la nación

Acerca del debate sobre el estado de la nación, Sánchez ha asegurado que sí se hará este año, en los próximos meses de mayo o junio. Sería el primero de Sánchez como jefe del Ejecutivo.

Sánchez ha justificado que pese a no celebrarse este debate en los últimos años tanto él como el Gobierno han rendido cuentas en numerosas ocasiones en el Congreso de los Diputados, subrayando que es uno de los presidentes que más ha comparecido.

No habrá adelanto electoral

El presidente del Gobierno se ha mostrado contrario a adelantar las elecciones generales, previstas para diciembre de 2023 tras asegurar que se harán "en tiempo y forma". Sánchez se ha escudado para defenderlo en que "España necesita estabilidad", además de "reformas" y "resolver las situaciones tan complicadas que estamos viviendo".

Así, y según está previsto, el presidente ha confirmado que serán a finales de 2023, y ha descartado que se celebren el 24 o el 31 de diciembre, que justamente caen en domingo en ese año: "Después de 2015 hay que recuperar la costumbre de que las legislaturas duren cuatro años", ha afirmado.

El PP y la corrupción

El presidente del Ejecutivo ha rechazado la bajada de impuestos que propone el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, advirtiendo de que los que los quieren bajar están anunciando recortes como hicieron en la crisis financiera.

Además, ha aprovecho el asunto para atacar al PP madrileño por los casos de las comisiones en los contratos de mascarillas en lo peor de la pandemia que se están investigando en Madrid, y ha pedido explicaciones a la dirección del partido, a la que acusa de mantenerse en silencio, para luego afirmar que "el impuesto más caro que pagan los ciudadanos es el de la corrupción".