La tercera ola de la pandemia de coronavirus sigue disparada en España. Este jueves, el Ministerio de Sanidad ha sumado 35.878 nuevos contagios de COVID-19, de los cuales 16.676 han sido notificados en el último día. Los fallecidos por el virus ascienden a 201 en las últimas 24 horas.

La Incidencia Acumulada supera ya los 500 casos (522) por cada 100.000 habitantes en los últimos días, y aunque sube en todas las comunidades solo Asturias y Canarias no se encuentran en riesgo extremo. A la cabeza sigue estando Extremadura, con 1167 de Incidencia Acumulada, Murcia (761) y La Rioja (719).

En cuanto a las hospitalizaciones de pacientes con coronavirus también se ha notado un incremento, con casi 19.000 personas ingresadas por la enfermedad. La presión en planta ya supera el 15% y las UCI superan también el 28% de ocupación por pacientes COVID-19. Preocupa especialmente la Comunidad Valenciana con un 47,54% de ocupación de camas UCI.

Desde el inicio de la pandemia en España han fallecido 53.079 personas a causa del coronavirus y un total de 2.211.967 se han contagiado de la enfermedad, confirmados por prueba PCR.

Castilla y León pide un confinamiento domiciliario

El aumento disparado de contagios ha llevado a Castilla y León, Andalucía, Asturias y Murcia ha pedir al Gobierno central que decrete un confinamiento domiciliario o que al menos habilite los instrumentos legales para que la propia región pueda ponerlo en marcha. A pesar de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha calificado la situación de "preocupante", consideran que no es necesario llegar a ese extremo.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y portavoz de Sanidad, Fernando Simón, considera que este "incremento importante" de casos que se han registrado a final de año (tras las navidades) "podría ser relativamente controlado con las medidas contundentes que se han ido implementando desde el 7 de enero".

Ante este panorama, las comunidades autónomas siguen endureciendo las medidas que se aplican en sus territorios, enfocadas la mayoría en reducir la movilidad, con toques de queda y confinamientos perimetrales, y limitar las reuniones sociales.

El director del CCAES también ha defendido que las medidas que se aplican en las diferentes comunidades autónomas funcionan, pero admite que durante la Navidad no se cumplieron como se debería. "Lo pasamos mejor en navidades de lo que deberíamos, se recomendara lo que se recomendara. Las medidas eran buenas pero cuando estamos en situación de que queremos vivir abiertamente se van a implementar peor", ha indicado.