Este viernes, 10 de julio, se cumplen 23 años del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, el concejal del PP del Ayuntamiento de Ermua al que la banda terrorista ETA ejecutó tras un plazo de 48 horas.

Eran alrededor de las cinco de la tarde del 10 de julio de 1997 cuando ETA lanzó un comunicado anunciando que había secuestrado a un concejal del Partido Popular en Ermua. El coste de su libertad sería la vuelta de los 600 presos de la banda al País Vasco antes de las 16 horas del sábado 12 de julio. 48 horas de una amenaza que tuvo en vilo a toda España.

Tras reivindicar el secuestro, las fuerzas de seguridad pusieron en marcha un dispositivo para dar con el paradero del concejal popular donde centenares de agentes de Policía, Guardia Civil y Ertzaintza se movilizaron para rastrear zonas de Euskadi y Navarra. Una búsqueda que coincidía con las primeras concentraciones de los vecinos de Ermua para pedir su liberación.

Miguel Ángel Blanco nació el 13 de mayo del 68 en Ermua, Vizcaya. Era un joven economista de 29 años, hijo de Consuelo Garrido y Miguel Blanco, un matrimonio trabajador que además tenía otra hija, María del Mar. Apasionado de la música, tocaba en una banda y se afilió a las Nuevas Generaciones del PP hasta que en 1995 consiguió ser concejal en el Ayuntamiento de Ermua. Además, trabajaba en la empresa Eman Consulting y se iba a casar con su novia Marimar Díaz con la que tenía una relación desde hace siete años.

Según contó a Ana Pastor en Dónde Estabas Entonces Jaime Segalés, amigo de la infancia de Miguel Ángel y componente de la banda de música a la que ambos pertenecían, no tenían consciencia de que pasaría nada porque "era un concejal de pueblo". "No había una sensación de que existiera peligro, pero estábamos muy equivocados, y no solo nosotros, también las coordinadoras de los partidos, que no protegían a sus concejales porque entendían que no existía el peligro. Sólo tenían guardaespaldas los cargos altos", señaló.

Jaime estaba en su casa cuando recibió una llamada del guitarrista del grupo con la noticia. "Me llamó para decirme para decirme que le habían secuestrado y dije 'no puede ser'. No lo queríamos creer, pensábamos que no se iban a atrever", contó. Jaime pasó el secuestro en el domicilio de Miguel Ángel donde la información solo les llegaba por teléfono.

Al día siguiente, 11 de julio del 97, España amanecía cubierta de lazos azules como símbolo de la libertad y de rechazo al chantaje de ETA por el secuestro. Las fuerzas de seguridad seguían peinando Euskadi, fundamentalmente en el radio de una veintena de kilómetros que une las localidades de Ermua, y en el resto del país sucedían distintas concentraciones junto a los ayuntamientos de toda España.

Entorno a las ocho de la tarde, la hermana de Miguel Ángel Blanco se dirigía a los vecinos de Ermua detrás de pancarta con el lema 'Te esperamos', mientras cientos de miles de personas se concentraban en plazas de toda España al grito de "Miguel Ángel no estás solo". Concentraciones que se extendieron toda la noche con velas encendidas y en silencio para reivindicar la liberación del concejal.

La banda terrorista cumplió su amenaza

El día 12 de julio, a las pocas horas de que terminara el plazo, las fuerzas de seguridad continuaban la búsqueda de vecino de Ermua al igual que las movilizaciones de los españoles por el resto del territorio. "Basta ya", "ETA, aquí está mi nuca", "Miguel Ángel somos todos" eran los gritos unánimes de los ciudadanos en las calles que no perdían la esperanza.

A las cuatro de la tarde, y tras 48 horas de espera, terminó el plazo dado por la banda terrorista ETA y cumplió su amenaza. Entorno a las cinco, una pareja de Lasarte, en Gipuzkoa, encontró a Miguel Ángel Blanco, maniatado y con dos disparos en la cabeza. Fue trasladado de inmediato al hospital Nuestra Señora de Aránzazu de San Sebastián donde entró en coma profundo.

Senegalés contaba en Dónde Estabas Entonces cómo fue el momento en el que recibieron la llamada. "'Está vivo, está bien', nos dijeron. Sin embargo, Marimar, la novia, le cuenta que al meterse en el coche las primera palabras del chófer fueron: 'te acompaño el sentimiento'.

El concejal fallecía de madrugada después de un coma neurológico profundo producido por las heridas irreversibles causadas por los dos impactos de bala.

Más de un millón de personas se echaron a las calles de Madrid bajo el lema "por la paz, la unidad y la libertad", en una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan, símbolo de las que se sucedieron por todo el territorio nacional.

Homenajes al concejal de Ermua

Este viernes el Ayuntamiento de Ermua homenajea al edil del PP cuando se cumple el 23 aniversario de su secuestro y asesinato por parte ETA.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, COVITE, ha querido rendirle también homenaje en forma de hilo de Twitter recordando "la macabra" cuenta atrás y mostrando imágenes de cómo España se unió pidiendo la liberación del concejal, plantando cara al terrorismo.

 

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez se ha pronunciado también en redes sociales haciendo alusión al crimen que levantó a España contra la banda terrorista. "El secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco conmocionó a España. Hace 23 años vivimos uno de los episodios más crueles de ETA, un suceso que nos unió en defensa de la libertad, la paz y la democracia. Años después, esos valores siguen venciendo a la barbarie", ha publicado.