Los profesionales sanitarios destinados al hospital de campaña levantado en Ifema para atender casos de contagio por coronavirus han denunciado el absoluto descontrol y las condiciones precarias en las que deben atender a los pacientes allí trasladados. La razón: no se están aplicando los protocolos de seguridad ni sanitarios necesarios entre el personal médico.

Según han destacado, y tal y como se puede observar en las imágenes, no se está respetando la distancia de seguridad obligatoria para reducir las posibilidades de contagio. Los sanitarios se han visto obligados a ponerse el uniforme en vestuarios repletos de personas, sin apenas espacio para evitar al máximo los riesgos.

Tampoco se están llevando a cabo medidas de descontaminación para los trabajadores a la entrada y salida del complejo, e incluso se han visto obligados a utilizar equipos de protección individuales (EPIs) y otros elementos prácticamente ineficaces que no garantizan su seguridad durante la atención médica a los pacientes. Una situación de caos y colapso que se habría producido de un día para otro.

"La línea de descontaminación ha desaparecido por órdenes de arriba"

"Ayer estábamos bien protegidos, dentro de lo que cabe, porque teníamos los EPI de nivel 1. Íbamos con todo sellado, con mascarillas FPP2 y con pantallas para protección ocular y facial, y teníamos una línea de descontaminación que separaba la zona limpia y sucia. Allí te vestían compañeros limpios cuando pasabas a zona sucia", ha explicado una voluntaria del Samur y estudiante de Enfermería, que ha añadido: "Quien estaba dentro, en la zona de riesgo, no podía tocar nada de lo que hay fuera, y viceversa. No se mezclan. Cuando tenías que salir de esa zona, volvías al punto de descontaminación. Rompían el traje".

Horas después se han encontrado con un escenario totalmente contrario: "Esa línea de descontaminación hoy ha desaparecido por órdenes de arriba, pero no se sabe de quién". Uno de los médicos que también ha sido destinado al hospital de campaña de Ifema ha explicado el caos que se ha producido también en el reparto de EPIs: "Durante más de media hora ha habido una aglomeración porque hay poquísimas personas para entregar el equipo. Está tan mal organizado que han estado todos los sanitarios aquí reunidos".

Gorros y batas con bolsas de basura para 'reducir riesgos'

En este sentido, ha continuado el médico, han estado en una cola "esperando a que les den el mono de trabajo de hoy, el EPI", y ha añadido: "No es un EPI, sino una especie de delantal que no es impermeable". Afirman que, a causa de la escasez de los equipos de protección, deben ingeniárselas con cualquier material disponible en las instalaciones: "Si no hay EPIs, improvisan con bolsas de basura haciendo gorros y batas".

Muchos no dan crédito a la situación que están viviendo y los medios que están recibiendo, y se muestran totalmente indignados: "Me he puesto debajo del agua y me he empapado, y ahora veo a compañeros salir con impermeables". Incluso, han llegado a asegurar que muchos voluntarios no han vuelto a acudir al hospital de campaña por la falta de EPIs, y eso ha provocado que se esté llamando a gente actualmente desempleada que no ha ejercido con anterioridad como celador u otro cargo similar.

Desde su puesta en marcha, ya han ingresado más de 1.200 pacientes en el complejo hospitalario levantado en Ifema, según ha señalado Antonio Zapatero, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Fuenlabrada y responsable del centro médico instalado en Ifema.