Cataluña paraliza la anunciada reapertura de sus discotecas. Aunque inicialmente anunció que se permitiría a partir del miércoles -sin baile y con un horario limitado-, finalmente la Generalitat ha reculado ante la evolución del coronavirus.

El secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, ha confirmado esta marcha atrás en una entrevista en 'TV3'. "Nuestra intención era abrir el ocio nocturno, lo que hacemos ahora es congelarlo porque los indicadores suben", ha admitido, avanzando que se prevé que los datos sigan aumentando también en los próximos días.

Argimon asimismo ha matizado que la medida "no era abrir exactamente las discotecas, sino ofrecer la posibilidad de hacer conciertos" en ellas, a modo de "salas de cultura".

En este sentido, la idea inicial del Govern era autorizar la reapertura solo hasta las 03:00 horas de la madrugada y sin poder utilizar la pista de baile, aunque los locales podrían programar actuaciones en directo y servir bebidas.

Sin embargo, aunque se anunció que entraría en vigor para la noche del miércoles, finalmente la resolución aún no llegó a publicarse en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC).

Al respecto, el secretario general del Departamento de Salut, Marc Ramentol, apuntó ayer que no se había publicado debido a un "procedimiento jurídico para pasar una corrección formal del documento".

La reapertura que demandan los empresarios del sector queda así en suspenso, en un momento en que Cataluña tiene una tasa incidencia acumulada de 190,51 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, según los datos publicados el miércoles por el Ministerio de Sanidad.

Este jueves, las autoridades sanitarias de Cataluña confirmaban 1.495 nuevos casos de COVID-19, así como 12 nuevas defunciones, mientras que el riesgo de rebrote ha subido a 243, el nivel más alto desde el abril y desde que se levantó el estado de alarma.