El cierre perimetral anunciado por el Gobierno de Canarias hasta el próximo 10 de enero es solo para que los turistas extranjeros puedan viajar a las islas presentando un test de antígenos, como alternativa a las PCR con resultado negativo que Sanidad impone a los viajeros internacionales. Esta medida no es, como se ha difundido anteriormente, para prohibir la entrada y salida a la comunidad a cualquier viajero, y con ello rectificamos la información antes publicada. Sirve, como apuntan desde el ejecutivo regional, para "regular una entrada segura de viajeros".

Con este recurso, de hecho, Canarias flexibiliza el acceso de los viajeros, en lugar de restringirlo más. Se centra en viajeros internacionales e implicará suscribir una declaración responsable; someterse a control de sintomatología a la llegada; y presentar prueba diagnóstica negativa (PCR o test de antígenos) o aislamiento de 14 días.

Así, con este decreto, el Gobierno regional asume la autoridad sanitaria para autorizar los test de antígenos, pero no afecta de ninguna manera a los viajeros nacionales tal y como se especifica en el decreto. "El presente decreto no surtirá efecto con respecto a los pasajeros procedentes del resto del territorio nacional en tanto no se disponga por la persona titular de la consejería con competencias en materia de sanidad", recoge el texto. Y añade que "los mecanismos nacionales de coordinación epidemiológica", permiten mantener el control de la situación sin imponer la restricción a la entrada ni controles epidemiológicos.

El texto recuerda que las medidas establecidas en la norma perderán su vigencia cuando finalice el Estado de Alarma.

Este miércoles, Canarias ha vuelto a sumar más de 200 nuevos contagios de COVID-19 registrados en las últimas 24 horas. Con esta actualización de los datos, el total de casos acumulados en las islas asciende a 22.487 desde el inicio de la pandemia, y el número de fallecidos asciende a 348 personas. En la actualidad hay 251 personas ingresadas en planta de hospitales y un total de 44 pacientes COVID-19 en Unidades de Cuidados Intensivos.