El PSOE reprende a la oposición y a quienes atacan un posible gobierno de coalición con Unidas Podemos. El número 3 del partido, José Luis Ábalos, ha dicho que todos los partidos "deben entender que hay que apostar por la estabilidad, y es es incompatible con la descalificación del adversario político".

"Negar la legitimidad a un nuevo Gobierno que aún está por nacer puede considerarse una acción antipatriótica y antidemocrática", añadido el ministro de Fomento en funciones. Y ha apuntado que si el PP está preocupado "porque haya un gobierno estable, solo tiene que posibilitarlo".

Ábalos: "Negar la legitimidad a un Gobierno aún por formarse puede considerarse una acción antipatriótica y antidemocrática".

Menaje dirigido, entre otros, a Pablo Casado que, tras negar que vaya a facilitar la investidura de Pedro Sánchez, se ha ofrecido a dar estabilidad a su futuro gobierno si pacta "una investidura circunstancial" con Unidas Podemos.

En esa línea, Adriana Lastra, la portavoz parlamentaria socialista, ha dicho que Casado "tiene la misma posición que después de las elecciones del 28 de abril". Si quiere pactos de Estado, ha dicho, debería levantar el desbloqueo: "Su posición es una contradicción".

Casado, sí a la gobernabilidad, peor no a la investidura

El líder del PP, este miércoles por la tarde en un acto en Zagreb (Croacia), ha diferenciado entre investidura y gobernabilidad, y se ha ofrecido a facilitar la segunda mediante pactos de Estado.

"A Sánchez no podemos cambiarle", ha dicho Casado, pero sí se ha mostrado dispuesto a "darle garantía de estabilidad y gobernabilidad y que se aclaren si pueden entre ellos", ha manifestado, tras considerar que el presidente en funciones debería intentar "desbloquear una investidura para hacer políticas de Estado" con pactos de Estado con el PP.

Casado abre la puerta a apoyar los presupuestos, pero no a facilitar la investidura de Sánchez.

A su juicio, "el PP sigue siendo el partido con el que se puede pactar cuestiones esenciales para que no dependan ni de la agenda independentista ni populista de la extrema izquierda", ha aseverado, tras recordar la oferta de pactos de Estado y en los Presupuestos que le propuso en verano de 2018 tras llegar a la Presidencia del PP y tras los comicios de abril. De esta manera, el PP abre la puerta a aprobar unos Presupuestos, aunque se niega a facilitar la investidura de Sánchez.

Contactos con Ciudadanos

Los contactos del PSOE con Ciudadanos ya han comenzado. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha llamado a Inés Arrimadas, la portavoz de Ciudadanos en el Congreso. "He recibido una llamada del Gobierno, pero no ha sido del presidente Sánchez. Para un primer contacto; no hemos podido concretar contenidos, pero para ver si nos veíamos", ha explicado la diputada de Ciudadanos.

Calvo y Arrimadas no negociaron nada de la investidura. Arrimadas cree que la "prioridad" del Gobierno se ve "clarísima" y pasa por recabar el apoyo de ERC.