La situación epidemiológica que vive India es muy preocupante. A las terribles cifras de contagios y fallecimientos por el coronavirus se suma la carencia de oxígeno y material sanitario en los hospitales.

Este lunes el país asiático ha alcanzado una nueva cifra récord de casos y decesos. Solo en las últimas 24 horas, según datos que recoge EFE, han registrado 353.991 positivos y 2.812 nuevas muertes. Así, se eleva el total acumulado a 17,3 millones de contagios y 195.123 muertes desde el inicio de la pandemia.

Unos datos que han obligado a convertir algunas ciudades del país en crematorios al aire libre para incinerar los cuerpos de los fallecidos por este virus. Y es que, al día se están anotando más de 2.000 decesos. Mientras, en algunos hospitales se han visto obligados a rechazar enfermos por la falta de recursos.

Ante esta situación, ya son muchos los países que han ofrecido su ayuda. La Unión Europea, según ha indicado Ursula von der Leyen, "está lista para ayudar y está reuniendo los recursos para responder rápidamente a la solicitud de asistencia de India".

 

Por su parte, Estados Unidos ha anunciado un envío "inmediato" de recursos médicos. Según Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional, ha apuntado que se proporcionarán "kits de test rápidos, respiradoras y equipos de protección personal". También están estudiando enviar "suministros de oxígeno".

 

Por su parte, Singapur ha asegurado que ya ha enviado oxígeno para abastecer a los hospitales y el Gobierno francés hará lo propio en los próximos días, según han anunciado. Unas ayudas que llegan después de que el primer ministro indio, Narendra Modi, reconociera que la nueva ola de la pandemia de coronavirus está golpeando con fuerza al país.

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, ha manifestado que "hará todo lo posible por aliviar el sufrimiento" de India y enviará compresores de oxígeno y ventiladores, ante la gravedad de la crisis sanitaria.