El equipo español senior masculino de kumite ha renunciado a luchar por el bronce en el Campeonato de Europa. En un comunicado, los seis integrantes de la modalidad karateca explican que no se presentaron al tatami de Porec, ciudad croata donde se celebra el Europeo, por ser objeto de "humillaciones, insultos y ataques" por parte de la RFEK (Federación Española de Kárate).

En la nota de Instagram de uno de los karatecas y firmada por los seis, los deportistas anuncian su decisión "unánime e irrevocable" de no participar en el combate frente a Azerbaiyan en el que optaban a una medalla, tras haber recibido "numerosas descalificaciones, e infravaloración del esfuerzo y rendimiento de los miembros del equipo en las eliminatorias por parte del equipo directivo, además de las faltas de respeto durante la preparación y realización del campeonato".

En el comunicado advierten que "dentro de las faltas de respeto se encuentran: humillaciones, insultos, ataques a nuestra persona y familiares ajenos al entorno deportivo". Además, señalan que su "difícil" decisión de no representar a España "viene alimentada por diferentes acontecimientos durante el ciclo de clasificación olímpico (concentraciones, circuito mundial, europeos, mundiales…)".

La Federación niega las humillaciones

Fuentes de la Federación reconocen a 'As' que Antonio Moreno, presidenta de la RFEK, reprochó de malas formas la actuación del equipo en la jornada del sábado. Pero también informan del comportamiento de los karatecas en el hotel de concentración de Porec el pasado martes, que acabó con la intervención de la policía. "Estaban seis en la misma habitación, montando una fiesta y rompieron una puerta", afirman.

Además, consideran "falsas" las humillaciones que han denunciado los karateca y deslizan que la renuncia del grupo a competir ha podido originarse a raíz del descontento por la suspensión a Raúl Cuerva, al que le abrieron expediente disciplinario después de tocarse los genitales tras la victoria frente a Bélgica.