El Mundial de Fórmula 1 2022 terminó en Japón, tras la victoria de Verstappen en Suzuka que le dio su segundo título. A partir de ahí, la lucha pasó a ser por el subcampeonato, algo que peleaban Leclerc y Pérez.

Una batalla que generó mucha polémica cuando Verstappen no dejó pasar en Brasil a su compañero de equipo para que lograra más puntos que Charles. A su vez, Ferrari no quiso que Sainz cediera su posición al monegasco porque Alonso estaba cerca y no querían riesgos, ellos también peleaban por el subcampeonato de constructores con Mercedes.

Así pues, Leclerc y Pérez llegaban a la última carrera empatados en segunda posición, el que terminara delante sería segundo en el campeonato de pilotos.

Red Bull gestionó los problemas internos a puerta cerrada y, al final, vimos a Max dando rebufo a Checo en la qualy, algo que le sirvió para salir segundo por delante de Leclerc. Sin embargo, por una vez, Ferrari supo cambiar de estrategia a tiempo y terminó ganándole la partida a Red Bull en boxes.

Sainz confesó, después de la carrera, que habían tenido órdenes de equipo muy estrictas según recoge Motorsport.com: "Trabajamos como un equipo. Tuve instrucciones claras y estrictas desde antes de la carrera de que no podía luchar con él en la salida o en las paradas en boxes".

"Hicimos un buen fin de semana en ese sentido y me alegro por él, sinceramente, porque realmente creo que se merece ese subcampeonato. Ha sido muy fuerte todo el año con esta nueva generación de coches. Ha pilotado muy bien y yo tuve que adaptarme y cambiar un poco mi conducción para intentar estar más cerca de él", añadió el piloto madrileño.