La Fiscalía de Almería pide una pena de ocho años de prisión para Santi Mina por un presunto delito de agresión sexual. El jugador del Celta de Vigo está acusado de haber agredido sexualmente a una mujer en junio de 2017 en la localidad de Mojácar. La Audiencia Provincial de Almería se encargará de recoger declaración del delantero en una vista oral.

La fecha del juicio oral se fijará una vez que la defensa del acusado presente sus conclusiones provisionales. La Fiscalía ha formulado acusación por agresión sexual y pide, además de ocho años de cárcel, 10 años de libertad vigilada y una orden de alejamiento de 500 metros. También se le demanda al futbolista una indemnización de 50.000 euros a la presunta víctima.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 16 de junio de 2017. Mina, entonces jugador del Valencia, se encontraba en Mojácar junto a su amigo y futbolista David Goldar, que se había ido con una mujer a una caravana que tenía aparcada en las proximidades de una discoteca. Fue en este vehículo donde, según señala la Fiscalía a 'EFE', Mina accedió con otra mujer y trató de satisfacer "su apetito sexual" a pesar de "la manifiesta voluntad contraria" de la presunta víctima.

En el interior de la caravana el jugador dijo a la mujer que le gustaba "mucho" y que debían "hacer algo", a lo que ella se negó. Tras la negativa el delantero salió del vehículo para volver a entrar poco después "completamente desnudo y con ánimo libidinoso" y cometer la presunta agresión sexual. Como consecuencia de la agresión, la víctima sufre en la actualidad un trastorno de estrés postraumático y su vida cotidiana ha quedado "muy afectada", según la Fiscalía.