Vivió menos de la mitad de su vida. Un error médico en la dosis de anestesia que se le aplicó en 1982 para una operación de rodilla le dejó en coma, y posteriormente ha acabado con la vida de Jean-Pierre Adams tras 39 años sin despertar.

Adams, originario de Senegal, llegó con diez años a Francia junto a su abuela, quien poco después le dio en adopción. En su etapa adolescente viviendo por las cercanías de Lorient, fue cuando y donde Jean-Pierre empezó a hacer sus pinitos como futbolista.

Con el tiempo se convirtió en uno de los mejores defensas centrales del país, llegando a disputar 22 partidos internacionales con la selección gala entre los años 1972 y 1976, cuando era jugador del Nimes y posteriormente del Niza.

En el declive de su carrera fichó por el París Saint-Germain. Solo duró un par de temporadas, del 77 al 79, antes de retirarse del fútbol profesional. Su carrera parece menos exitosa de lo que fue individualmente, ganándose el apodo de 'La Roca Negra' por su contundencia o corpulencia y el de 'La Guardia Negra' cuando formaba dupla en el eje de la zaga con Marius Tresor.

 

Fue cuando ya se encontraba trabajando en un establecimiento deportivo en la localidad de Chalon-sur-Saône cuando sufrió la lesión y su vida cambiara, o terminara, para siempre.

Su mujer, Bernadette, ha seguido cuidándole hasta el final de sus días a la espera de que sucediera el milagro. De hecho, rechazó que se le pudiera realizar la eutanasia e hizo declaraciones hace poco en las que reconocía que su mayor miedo era fallecer antes que su marido.

"Si muero antes que él, ¿qué sería de él? Me necesita para poder comer, para satisfacer sus necesidades primarias", dijo.

Lamentablemente, Jean-Pierre ha perdido la vida este lunes, aunque fue hace mucho tiempo cuando verdaderamente acabó para él por un error médico.