El estadio de Estudiantes desapareció en 2007, justo después de ver a Simeone ganar su primer título como entrenador.

Más de una década de espera... de interminables obras que terminaban este fin de semana con una gran fiesta.

 

Calles colapsadas y fuegos artificiales coronados ante 30.000 aficionados que volvieron a sentir al león... envuelto en llamas.