El estreno liguero del París Saint-Germain este fin de semana ante el Montpellier estuvo marcado por el palpable pique que mantuvieron Neymar y Mbappé tanto dentro como fuera del verde.

Durante el encuentro, ambos protagonizaron un tenso momento cuando, tras haber fallado un penalti minutos antes, el francés le pidió al brasileño que le dejara tirar la pena máxima.

El ex del Barça se negó y anotó, pero no quedó todo ahí; después del partido, Neymar dio varios 'me gusta' en redes que criticaban al galo por ser el "dueño" del PSG.

Viendo el panorama y con galones y experiencia de sobra como líder del vestuario, Sergio Ramos tomó cartas en el asunto y habló con ambos.

Tal y como informa 'Le Parisien', el central español reunió a los dos delanteros en el vestuario para zanjar las rencillas y limar asperezas.

Después fue el turno de Luis Campos, consejero del PSG, que junto al entrenador, Christophe Galtier, 'regañaron' tanto a Neymar y a Mbappé por alardear ante el mundo su tensa relación.

Este próximo fin de semana el París Saint-Germain disputará su segundo encuentro liguero ante el Lille y podremos observar si ha habido algún cambio en la actitud de ambos. Por el momento, lo único seguro es que Mbappé seguirá siendo el encargado de tirar los penaltis.