Era el Aniversario de la Revolución mexicana. Mientras celebraban el desfile en honor a esta fecha, uno de los jinetes pertenecientes a la Fuerza Montada del país se acercó al palco donde se encontraba el presidente de México López Obrador. Tras el saludo oficial, se dispone a hacer una acrobacia que por desgracia no resulta como esperaba.

 

Como podemos ver en las imágenes, el caballo resbala y pierde el equilibrio provocando una caída en la que el jinete se lleva la peor parte. Finalmente tiene que ser ayudado para poder salir ya que parece que no puede andar por sí mismo.

Todo esto ocurre ante la atenta mirada de la máxima autoridad del país. Sus expresiones lo dicen todo.