Aranda de Duero (Burgos) se prepara para sus días más fuertes, en los que se subirán a los escenarios del Sonorama Ribera grupos tan esperados como Love of Lesbian, The Vaccines, Carlos Sadness o Second.

Será el jueves cuando lleguen al festival burgalés artistas de la talla de Crystal Fighters, Fangoria, Shinova, Rulo y la contrabanda o el esperadísimo Nacho Cano. Pero la fiesta no espera al viernes y los 'sonorámicos' llevan ya dos días abarrotando los escenarios.

El miércoles, inauguración

Naranja y Presumido se ocupaban de la apertura del festival. Daban paso al artista sorpresa, que en este caso fueron los chicos de Comandante Twin.

Tras ellos, Siloé consiguió que todo el público se entregara a su actuación. La noche la completaron Mastodonte, que consiguió impresionar al público con un espectáculo más allá del concierto, y Ladilla Rusa, uno de los grupos más esperados del festival.

Los platos fuertes del jueves

El jueves, y gozando de una mayor afluencia de público en la localidad, El niño de la hipoteca comenzaba a preparar el ambiente para una larga jornada festiva.

Actuación de Tequila en el Sonorama Ribera | EFE

Ya llegando la noche tenía lugar un concierto para los asistentes más veteranos. La actuación de Tequila fue uno de los grandes momentos de la jornada en el que durante su hora de concierto recuperaron algunos de sus éxitos más conocidos.

Los asistentes no tuvieron tiempo para recuperar el aliento cuando ya comenzaba el concierto de Tarque, el cantante de M-Clan, que impregnó el escenario Aranda de Duero de los tonos del rock más clásico.

El cantante Carlos Tarque en el Sonorama | EFE

Este mismo escenario acogería justo después a uno de los cabezas de cartel del jueves, Taburete. El grupo de Willy Bárcenas consiguió ser uno de los más coreados de esta noche de jueves, que en tan solo unos años han pasado de actuar en la Plaza del Trigo a abarrotar uno de los escenarios principales.

Hubo que esperar hasta más entrada la noche para que otro de los cabeza de cartel, Miss Caffeina, se subiera al escenario. A las dos de la madrugada, Varry Brava hacía vibrar al público en el escenario Ribera del Duero y Chimo Bayo ponía el colofón a la noche arandina.