Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

lo hará tras el accidente mortal sucedido en marzo

Uber no se rinde y seguirá desarrollando su vehículo autónomo

La empresa estadounidense ha dejado claro que entre sus planes no está el de detener el desarrollo de su vehículo autónomo, por lo que quieren continuar con las pruebas lo antes posible una vez esclarecido el motivo del atropello mortal

Uber

Uber Uber

Publicidad

La polémica se mantiene activa a pesar de que ya han pasado varias semanas desde el accidente mortal ocurrido en una avenida de Tempe, Arizona, en el que Elaine Herzberg, que cruzaba inapropiadamente en medio de la oscuridad una carretera empujando su bicicleta, perdía la vida tras ser arrollada por uno de los vehículos autónomos de Uber. Sólo unos días después, ya a finales de febrero, el gobernador de dicho estado anunciaba que se suspendían las pruebas de los coches equipados con dicha tecnología en las carreteras de Arizona, revocando el permiso del que disponía Uber para realizar dichas pruebas.

La propia empresa confirmaba en un comunicado oficial que su intención también era la de suspender las pruebas hasta encontrar la explicación a lo sucedido y determinar si se había tratado de un grave error del sistema, una medida que vendría seguida por la decisión de otros fabricantes como Toyota, tomando el mismo camino a pesar de que utilizaban otro tipo de sistema respecto al de Uber, porque no lo creía conveniente por el “efecto emocional” de dicho momento.

Uber
Uber | Uber

El sistema utilizado por Uber no había sido capaz de detectar al peatón, algo que por tanto tampoco le permitió reaccionar ante tal situación, mientras que el operador que se encontraba al volante, no reaccionó a tiempo para tomar los mandos y evitar dicho atropello. Mientras que la compañía estadounidense sigue buscando el origen de este fallo que provocó una serie de catastróficas desdichas, los responsables ya han anunciado que esto no cambiará el proyecto, manteniendo Uber la intención de seguir desarrollando su propio coche autónomo.

El objetivo es el de volver a reanudar las pruebas en el momento en que sea posible, mientras de forma paralela se está realizando una investigación junto a la NHTSA, la Administración Nacional encargada de la Seguridad del Tráfico. Obviamente estarán obligados a buscar un nuevo campo de pruebas para casi la mitad del parque automovilístico autónomo con el que contaba, ya que Arizona era hasta el accidente uno de los principales escenarios de los test para un centenar de sus vehículos.

Publicidad