Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Publicado el vídeo del accidente del coche autónomo de Uber; ¿quién tuvo la culpa?

¿Quién tuvo la culpa en el accidente del coche autónomo de Uber?

El atropello mortal de un coche autónomo de Uber está levantando ampollas, pero, ¿de quién fue la culpa en realidad?

Así fue el atropello mortal de una mujer por un vehículo de Uber: la policía difunde las impactantes imágenes

Así fue el atropello mortal de una mujer por un vehículo de Uber: la policía difunde las impactantes imágenes Así fue el atropello mortal de una mujer por un vehículo de Uber: la policía difunde las impactantes imágenes

Publicidad

Hace unos días saltaba la noticia: el primer accidente con víctimas mortales de un vehículo equipado con sistemas de conducción 100% autónoma se había producido en Estados Unidos, dejando como resultado un atropello mortal. Poco a poco, las causas del siniestro comienzan a esclarecerse, aunque la publicación de detalles como el vídeo de seguridad de los momentos anteriores al accidente, siembran nuevas dudas.

El coche autónomo está muy cerca, pero…puede que no esté tan cerca como pensábamos. Y es que siniestros como el que nos ocupa dan fe de que ninguna tecnología es perfecta, ni siquiera cuando se trata de una tecnología que hace uso de los mayores avances del momento, confiando en decenas de sensores y cámaras.

Tras el accidente que acabó con la vida de una ciclista, el vídeo en el que se observa lo que 've' el coche hacia delante y lo que sucede en la cabina en el momento del accidente, las dudas florecen a pares. ¿Qué pasó exactamente en el interior del coche para que el conductor circulase tan despistado?

¿Por qué el vehículo, con sistemas de detección láser, no fue capaz ya no de frenar, sino de detectar al peatón, que cruzó la calle de forma indebida? En el vídeo se aprecia claramente como el vehículo ni siquiera emite una alerta de detección, aunque también se ve como el peatón aparece en cuestión de décimas de segundo. Los expertos, tras analizar el vídeo, lo tienen claro: ni siquiera un conductor experimentado y 100% concentrado en la conducción podría haber evitado el fatal desenlace.

Publicidad