La movilidad personal está cambiando a pasos agigantados, especialmente cuando hablamos de movilidad ciudadana, con grandes urbes en las que cada poco tiempo surgen nuevos métodos de movilidad, más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente que, sin embargo, pueden comprometer la convivencia entre peatones y usuarios de las aceras y calzadas.

Los patinetes eléctricos son un buen ejemplo de ello: se han convertido en amos y señores de aceras y calzadas de centros urbanos gracias a su tamaño compacto, autonomía y prestaciones. Sin embargo, su poca protección y la velocidad que algunos son capaces de alcanzar han hecho que el número de accidentes se hayan multiplicado, llegando incluso a tener que lamentar víctimas mortales en algunos sucesos.

Por eso un equipo científico de la Universidad de Granada (UGR) del departamento de Física Aplicada ha desarrollado un nuevo asfalto inteligente, construido utilizando materiales magnéticos, capaz de comunicarse con los patinetes eléctricos para, incluso, interactuar con ellos en caso de peligro inminente. Así, con este asfalto que, de momento sólo es un prototipo, se podrían evitar numerosas situaciones de peligro.

Con este asfalto, gracias a sus materiales magnéticos, se podría provocar incluso un apagado controlado del motor de un patinete en caso de una situación de peligro, limitando también su funcionamiento para evitar por ejemplo que se supere ampliamente la velocidad máxima establecida.