Es comprensible tener dudas acerca de si debe poner tilde a la palabra solo cuando actúa como adverbio, es decir, cuando la podemos sustituir por solamente. Y es que la podemos ver escrita tanto con la tilde como sin ella, no hay homogeneidad de criterios pese a que, en realidad, la norma sobre si escribir solo o sólo está muy clara.

En el año 2010 la Real Academia Española (RAE), en su nueva edición de la Ortografía de la Lengua Española decía de manera resumida lo siguiente:

La palabra solo, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba un par de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo) no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación. Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad, como en los ejemplos siguientes: Trabaja sólo los domingos [= ‘trabaja solamente los domingos’], para evitar su confusión con Trabaja solo los domingos [= ‘trabaja sin compañía los domingos’].

Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, la de no tildar nunca estas palabras.

Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas.

Pese a la claridad de la norma, muchas personas sienten demasiado apego a esta tilde. Cada año la Fundéu sigue recibiendo dudas y quejas a este respecto. La Fundación del Español Urgente —FundéuRAE— es una institución sin ánimo de lucro que tiene como principal objetivo impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación. Promovida por RAE y la Agencia EFE, se creó en el año 2005 fruto de un acuerdo entre EFE y el banco BBVA, con el asesoramiento de la Real Academia Española.

El equipo de la FundéuRAE está formado por periodistas, lingüistas, lexicógrafos, ortotipógrafos, correctores y traductores. Pero incluso académicos como Arturo Pérez Reverte, les cuestiona. En 2018 tuiteaba lo siguiente:

 

¿O todas o ninguna?

Lo cierto es que si nos empeñamos en utilizar la tilde en para distinguir cuando se trata de "solo" (adjetivo) y "solo" (adverbio) tendríamos que hacer lo mismo con otras muchas palabras que nos presenta aparentemente retos similares. Salvador Guitérrez, catedrático, académico y director de la Ortografía de la lengua española de 2010, ponía varios ejemplos con "primero", "limpio", "sucio", "justo", "rápido", "lindo", "mejor", "peor", "igual".

Por ejemplo: Las voces limpio y sucio también comparten estas dos categorías: adverbio ('limpiamente', 'suciamente') y adjetivo ('aseado', 'manchado'). Provocan secuencias ambiguas:

Adverbio: El defensa juega limpio ('limpiamente'). Adjetivo: El defensa juega limpio ('aseado').

En resumen: la RAE recoge los usos del lenguaje y da recomendaciones sobre la lengua, pero la lengua es de los hablantes. Y si miramos bien el texto de 2020, dice que "La recomendación general es, pues, la de no tildar nunca estas palabras". Suponemos pues que pasarán bastantes años hasta que empecemos a ver solo "solo" sin tilde.