Para triunfar con la fabada asturiana quizás lo más importante tener ingredientes de calidad, paciencia y muchas ponerle mucho amor. La fabada asturiana es una de esas recetas tradicionales a las que no debes renunciar porque tiene legumbres como base, alimento que se recomienda consumir al menos un par de veces a la semana en una dieta sana y equilibrada.

En primer lugar, para hacer una buena fabada asturiana debes tener las mejores "fabas". Las habichuelas suaves y mantecosas son ideales para esta receta, mejor no elijas otra variedad porque el resultado no será el mismo, pero si no encuentras este tipo de legumbres, puedes utilizar alubias blancas convencionales.

Como toda legumbre, no pretendas hacer esta receta en un momento, sin planificación previa, porque lo primero que necesitas es una buena dosis de tiempo. Ya sabes, las prisas no son buenas.

Ingredientes fabada para 4 personas

500 g de Fabes de La Granja

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 hoja de laurel

2 morcillas asturianas

2 chorizos asturianos

250 gramos de panceta curada, lacón o tocino (o ambos)

Sal al gusto

Cómo hacer fabada paso a paso

Manos a la obra: haz una fabada asturiana para chuparse los dedos

1. La noche anterior a cocinar tu fabada deberás poner las habichuelas en remojo, bien sumergidas en un bol con agua, y donde puedan reposar alrededor de 12 horas.

2. Una vez que se hayan remojado durante toda la noche, pon las fabas en una cazuela de barro, imprescindible que lo sea para seguir la receta tradicional y ponla en el fuego. A la vez puedes añadir la hoja de laurel y los dientes de ajo. Al hervir se creará una capa de espuma, que tendrás que ir retirando hasta que desaparezca por completo.

3. Es momento de "asustar les fabes". Cuando el agua esté hirviendo, interrumpe la cocción con un chorro de agua fría y repite este proceso dos o tres veces.

4. A continuación, añade los embutidos: morcilla, chorizo y panceta. Volverán a soltar espuma y debes retirar toda la grasa que se vaya generando.

5. Añade la cebolla pelada y cortada en trozos pequeños y reduce el fuego al mínimo. Remueve de vez en cuando con cuidado de no romper las alubias.

6. Un ingrediente principal de la fabada es la paciencia. Deja cocer durante una hora, a fuego lento, y después añade un vaso de agua fría para cortar el hervor.

7. El tiempo de cocción es de unas tres horas, aproximadamente. Cada hora debes "asustar les fabes" con un vasito de agua fría.

8. A las tres horas de cocción, tu fabada estará lista. Te deben haber quedado unas habichuelas muy tiernas y un caldo bastante reducido. Es momento de probar su sabor para ver si necesita sal o es suficiente con la que han dejado los embutidos.

9. Aparta la olla del fuego y deja que repose al menos una hora más. Puede que sea la más difícil después de toda la elaboración, porque no podrás resistirte. Pero ese reposo hará que tu fabada tradicional esté de rechupete.

Con qué acompañar la fabada asturiana

Esta receta es tan completa que te permite calentar el estómago con "les fabes" y para después podrás disfrutar con "el compango". A la hora de presentar tu receta, separa en una fuente toda la carne de la fabada para que cada uno se sirva lo que más le guste. ¡Triunfarás con esta comida tradicional!

Hacer fabada asturiana en olla exprés

Vale, las cosas con prisa tienen un riesgo. Pero cuando no queda más remedio, una fabada asturiana en la olla exprés te puede salvar el día. Así que, toma nota:

Es muy importante que las habichuelas hayan estado en remojo durante toda la noche.

Introduce todos los ingredientes en la olla (excepto la sal) y cubre bien de agua, hasta que quede dos dedos por encima de las fabes.

Tapa la olla y cocina a fuego fuerte unos minutos, y luego a fuego medio durante 20 minutos. Apaga la olla y deja que salga el vapor para poder abrirla.

Con la olla abierta, deja cocer unos 10 minutos más y comprueba el punto de cocción para que las alubias estén bien hechas.

Prueba el caldo para ver si necesita sal, deja reposar el tiempo que puedas y ¡a servir!