Es una de las estrellas en todas las cocinas: las patatas gustan a todos y son tan socorridas y versátiles que no pueden faltar. Se calcula que la patata empezó a cultivarse nada menos que hace 8.000 años en el altiplano andino.

En un principio en Europa este tubérculo era algo excéntrico, que más bien se usaba como planta decorativa. Hoy ya sabemos que es un alimento imprescindible en la dieta mediterránea. En cuanto a su temporada, de abril a junio podremos encontrar las patatas tempranas, de junio a septiembre las de estación y de septiembre a enero las tardías.

En cuanto a sus propiedades alimentarias y cómo sacarles partido y, sobre todo, cómo hacerlas rápido -y bien- en el microondas, os dejamos a continuación mucha información interesante.

Y si dudáis sobre si estarán buenas o no, recuerda que el microondas cuece al vapor desde dentro hacia fuera, ayudando a conservar las propiedades de los alimentos e incluso la textura y color. ¡No hay nada que perder!

Beneficios que aportan las patatas

1. La patata es un alimento rico en carbohidratos absorción lenta, por lo que aporta mucha energía y es muy saciante.

2. Contiene tres cuartas partes de agua y una baja cantidad de grasa (0,1 por cada 100 gramos); es un buen diurético.

3. Tiene ácido fólico, potasio, muy poco sodio y vitamina C. De hecho, contiene más de un 30% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, que, además de ser un potente antioxidante, es importante para mantener la estructura de los vasos sanguíneos.

4. Contiene sustancias que colaboran con el sistema inmunitario como quercetina, carotenoides (en las variedades de carne amarilla), antocianinas (en las violáceas y azules), ácido clorogénico y ácidos cafeicos.

5. Aportan fenólicos similares a los del brécol, la espinaca o las coles de Bruselas que ayudan a protegen frente a las enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Atención a la forma de pelar y cocinar las patatas

Hay que tener cuidado con cómo pelamos, cortamos y cocinamos las patatas. Pueden parecer detalles sin importancia, pero en realidad esto tiene mucho que ver con su aporte calórico y vitamínico.

La misma cantidad de patatas puede pasar de 80 calorías por 100 gramos si se hierven, a más de 450 calorías si se fríen. La preparación más sana de las patatas es la cocción al vapor con piel. Si prefieres cocerlas en agua, hiérvelas con la piel para reducir la pérdida de potasio y de vitaminas.

Por otro lado, las patatas cocidas que se han dejado enfriar durante horas ayudan a regular el azúcar en sangre y disminuyen las concentraciones de colesterol y triglicéridos.

De hecho, quizás la manera más sana de preservar los nutrientes de la patata es cocerla simplemente en el microondas.

Cómo cocer la patata en el microondas

1. El primer paso es lavar bien las patatas y secarlas completamente.

2. Pínchalas 3 o 4 veces con un tenedor.

3. Coloca las patatas en un plato adecuado y métela en el microondas durante siete minutos a máxima potencia. A mitad de la cocción deberás darle la vuelta. Si pasado ese tiempo ves que no están hechas del todo, añade tiempo poco a poco hasta que esté cocida.

Esos tres son los puntos de partida y partir de ahí puedes hacer tus variaciones:

- Puedes cortar las patatas en trozos grandes con su piel y añadir sal, aceite pimienta y cocer poco a poco.

- Puedes animarte a introducir queso, pimentón, comino, verduras. Todo lo que se te ocurra estará bien.

- Puedes cocerlas por completo y después machacarlas para hacerlas puré.

Como ves, cocer las patatas en el microondas es cosa de unos diez minutos o incluso menos. Además, es una forma muy saludable y barata de comer este tubérculo.