El adormecimiento de una o ambas manos se describe como una pérdida de sensación o sensibilidad en la mano o los dedos. El nombre técnico es parestesia. Puede ser que este entumecimiento de la mano vaya acompañado de otras sensaciones como pinchazos, ardor u hormigueo. El brazo, la mano o los dedos pueden sentirse torpes o débiles.

El entumecimiento puede producirse a lo largo de un solo nervio en una mano o puede de forma bilateral en ambas manos. Por lo general, las manos se duermen por algún daño, irritación, o compresión de uno de los nervios o de una rama de uno de los nervios en el brazo y la muñeca, según MayoClinic.

Las enfermedades que afectan los nervios periféricos, como la diabetes, también pueden causar entumecimiento, aunque con la diabetes los síntomas similares generalmente se presentan primero en los pies, que veces deriva en serias complicaciones.

Es poco común, pero el entumecimiento puede ser causado por problemas en el cerebro o la médula espinal, aunque en estos casos también hay debilidad o pérdida de función en el brazo o la mano.

Causas por las que se duermen las manos

1. Parestesia temporal. El adormecimiento de las manos puede ocurrir por algo no patológico como estar en una mala posición e impedir que la sangre fluya con normalidad. Esto nos ha pasado a todos. ¿Recuerdas esa sensación de acorchamiento y los pinchazos cuando la zona se va despertando? No obstante, en otras ocasiones las causas no tienen nada que ver con tu posición, como veremos a continuación.

2. Lesión a un nervio. Por ejemplo, una lesión en el cuello puede hacer que se nos entumezca cualquier del brazo o la mano, mientras que una lesión en la parte baja de la espalda puede causar entumecimiento u hormigueo en la parte posterior o inferior de la pierna.

3. Síndrome del túnel carpiano. Es una afección causada por la presión en el nervio mediano. El túnel carpiano es un estrecho pasaje rodeado de huesos y ligamentos en la palma de la mano. Cuando el nervio mediano se comprime, los síntomas pueden incluir entumecimiento, hormigueo y debilidad en la mano y el brazo. Además de hormigueo en los dedos de la mano, también suele causar dolor en muñeca y antebrazo, debilidad y dificultad para hacer ciertos movimientos o coger objetos.

4. Síndrome del canal de Guyón. Se da cuando hay un atrapamiento del nervio cubital, normalmente a nivel del codo. Si no se trata de manera adecuada puede terminar ocasionando la llamada ‘mano de garra’, según expertos en traumatología.

5. Diabetes. Las personas con enfermedad autoinmune tienen más riesgo de desarrollar daños en los nervios que afecten a la sensibilidad de las extremidades, especialmente cuando no llevan un buen control de la glucemia. La neuropatía diabética, por ejemplo, es uno de los trastornos más frecuentes asociados a la diabetes: puede afectar al 50% de los pacientes tras 20 años de evolución de la enfermedad.

6. Insuficiencia de vitamina B12. Se trata de un nutriente esencial para el organismo, que interviene en numerosos procesos fisiológicos. Su deficiencia puede causar enfermedades neurológicas como la demencia, provocar falta de equilibrio o el entumecimiento y hormigueo de manos y pies.

7. Deshidratación. Por extraño parezca, falta de líquidos en nuestro hace que las manos se adormezcan. Hidratarnos bien es fundamental. La deshidratación se puede dar sobre todo cuando hay vómitos y diarrea, pero también si hay una gran sudoración y no reponernos adecuadamente esa pérdida de líquido y minerales. En este artículo te explicamos los remedios caseros más eficientes para cortar la diarrea.

Hay otras muchas posibles causas que pueden hacer que las manos se entumezcan. Os dejamos esta lista con información recogida de de MayoClinic.

1. Afecciones del cerebro y del sistema nervioso

Espondilosis cervical

Síndrome de Guillain-Barré

Síndromes paraneoplásicos del sistema nervioso

Neuropatía periférica

Lesión de la médula espinal

Accidente cerebrovascular

2. Lesiones por trauma

Lesión del plexo braquial

Síndrome del túnel cubital

Congelación

3. Trastornos crónicos

Trastorno por consumo de alcohol

Amiloidosis (acumulación de proteínas anormales en los órganos)

Esclerosis múltiple

Enfermedad de Raynaud

Síndrome de Sjögren

4. Enfermedades infecciosas

Enfermedad de Lyme

Sífilis

5. Efectos secundarios del tratamiento

Efectos secundarios de los medicamentos para quimioterapia o VIH

6. Otras causas

Ganglión (quistes ganglionares no cancerosos)

Vasculitis