Del agua con limón se ha dicho de todo. Que si depura, que si tiene propiedades detox, curativas y no sé cuantos más milagros. Y lo más común: que si bebes un vaso de agua con limón en ayunas te ayuda a adelgazar o que incluso, directamente, adelgaza.

Sin embargo, debemos decir que en este caso, la creencia popular, las fábulas y los mitos son más fuertes que la propia realidad, pero lo cierto es que beber agua con limón no tiene precisamente estas propiedades, pero sí otros beneficios.

Ni adelgaza...

“El mito del vaso de agua con limón en ayunas es uno de los más extendidos y, lo cierto, es que está siendo complicado acabar con él”, explica a laSexta Ruth García, dietista-nutricionista y responsable de Proyectos del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa). Así, es importante aclarar que “tomar un vaso de agua con limón en ayunas no sirve para adelgazar”, asegura contundente.

Tomar un vaso de agua con limón en ayunas no sirve para adelgazar; usar esta forma de perder peso puede repercutir negativamente sobre nuestra salud.

Ruth García, dietista-nutricionista. (CODiNuCoVa)

“Sí es cierto que todos nosotros conocemos a alguna persona que empezó a tomar zumo de limón en ayunas y adelgazó, pero esto no se debe al zumo sino a lo que ha dejado de comer por tomar ese agua con limón. Esta forma de perder peso puede repercutir negativamente sobre nuestra salud. La mejor manera de perder peso es realizando una dieta saludable que sea completa y adaptada a nuestras necesidades y siempre bajo la supervisión de un dietista-nutricionista”, añade García.

La mejor dieta es aquella que más se acerque a nuestra dieta mediterránea, en la que predominan las frutas y las verduras, las legumbres, los frutos secos y cereales integrales, los huevos, pescados, carnes blancas (carnes rojas y procesadas para consumo ocasional) y consumo moderado de lácteos. Es importante, si es posible, usar el aceite de oliva, tanto para aliñar como para cocinar. "Lo que cuenta realmente para adelgazar es el conjunto total de nuestra dieta y no la toma de un solo alimento".

Es importante no hacer dietas milagros ni experimentos por nuestra cuenta porque pueden poner en riesgo nuestra salud: podemos perder peso de forma muy pronto y recuperarlo después muy rápido, el llamado efecto rebote, o podemos incluso estar dejando de tomar, sin darnos cuenta, algún nutriente esencial para nuestro cuerpo.

...ni depura

"Tampoco tomar un vaso de agua con limón por las mañanas va a tener propiedades depurativas ni beneficiosas para nuestro organismo. De hecho, se ha visto que podría ser perjudicial para el esmalte dental si se abusa mucho del zumo de limón", añade la experta.

No hay alimentos específicos con la capacidad de depurar nuestro organismo

Debemos recordar en este sentido -señala García- que "no hay alimentos con la capacidad de 'depurar'. Que lo que realmente depura nuestro organismo son nuestros riñones y nuestro hígado, encargados de eliminar las posibles sustancias tóxicas. Y que lo que va a ayudar a nuestros órganos a realizar su función, es seguir una dieta sana y equilibrada con abundancia de frutas y verduras, y evitar sustancias tóxicas como las bebidas alcohólicas".

Hidrata con vitamina C

Sin embargo, existen otros beneficios que pueden sernos de gran ayuda en nuestro día a día. El limón, al igual que las demás frutas cítricas, es rica vitamina C y por tanto, es una fruta muy buena que podemos perfectamente incluir en nuestra dieta, por supuesto también, en el agua.

Tomar un vaso de agua con limón nos va a servir fundamentalmente para hidratarnos y refrescarnos -si los bebemos el agua fría, ahora en verano-. Pero sin duda, lo más interesante de esto es cuándo lo bebemos, dónde lo usamos.

Beber agua con limón sirve para hidratarnos y refrescarnos, además añadir al agua ese toque de limón podría ayudar a aquellas personas que les cuesta beber agua, a beber más durante el día

Como explica García, "si dejamos de comer una pieza de fruta y en su sustitución bebemos agua con limón el cambio no será muy bueno ni muy interesante pero si lo sustituimos por una bebida alcohólica o un refresco -por ejemplo, cuando estamos tomando algo en una terraza- el cambio sí va a ser muy bueno. Al final, estamos bebiendo agua con sabor a limón, con un toque de limón que nos puede resultar agradable y además refrescante". Además, ese toque de limón también, podría ayudar a beber más agua a aquellas personas a las que les cuesta beber agua, y llegar las recomendaciones de tomar al día 1,5 l o 2 litros de agua.

En cuanto a las propiedades del limón como tal del limón que es la vitamina C, es cierto que al tener el vaso de agua una o dos rodajas de limón tampoco estamos tomando gran cantidad de limón como para notarlo: "con una rodaja o dos no podemos contar como una ración de fruta, por lo que nos aportaría en el agua sería un poco de vitamina C y de antioxidantes por el ácido cítrico, pero al final sería una cantidad muy mínima".

En el caso de que echemos o más bien exprimamos un limón entero en nuestro vaso de agua, ahí sí tendríamos más cantidad de limón y por ende, más cantidad de vitamina C, pero debemos saber que "no es lo mismo tomar una naranja entera que exprimida en zumo (exprimida pierde muchos beneficios); y en este caso, el limón no lo podemos tomar entero como cualquier fruta, porque tiene un sabor muy potente", explica García. Por ello, es importante que si nos echamos limón en la bebida sea porque nos guste y porque nos refresque y porque además, no sería nada malo. De hecho, "el agua con pomelo, con manzana y canela o con frutos rojos son otras alternativas saludables a los refrescos azucarados o las bebidas alcohólicas".

El limón ayuda a absorber el hierro

En el caso concreto del limón, es decir, limón a secas sin agua, puede ayudarnos a varias cosas. Una es que ayuda absorber mejor el hierro presente los vegetales como son las legumbres o las verduras de hoja verde.

"La vitamina C ayuda a la absorción de llamado hierro no hemo, es decir, al hierro presente en los vegetales como por ejemplo, las legumbres, los cereales integrales o en las verduras. Así puede ser muy interesante, para aliñar por ejemplo las ensaladas de espinacas, añadiéndole un 'chorrito de limón' porque nos va a ayudar a absorber el hierro", explica la experta.

Y es un gran sustituto de la sal

El limón nos ayuda a absorber el hierro presente los alimentos vegetales como las legumbres; y es un buen sustituto de la sal

Por último, el limón es uno de los sustitutivos de la sal más habituales que recomiendan los expertos, sobre todo si debemos reducir nuestro consumo de sal por problema de hipertensión. Por ejemplo, añadiendo limón a la carne o al pescado, no tendríamos siquiera que echarles sal, porque con el limón tendría ya, un sabor muy potente. "En este caso, sería sólo sustitutivo de la sal, para dar sabor a la carne o al pescado en este caso, porque con el calor parte de la vitamina C se destruiría", finaliza García.