Viajestic » Escapadas

Así es el Tibidabo

Qué hacer en el Tibidabo además de montarte en sus atracciones

El Tibidabo es una montaña de Barcelona conocido sobre todo por su parque de atracciones. Pero te contamos qué más puedes hacer si subes a este pico de la ciudad.

Tibidabo, Barcelona

Pixabay Tibidabo, Barcelona

Publicidad

Hayas o no hayas subido a la montaña del Tibidabo de Barcelona, lo más probable es que alguna vez hayas escuchado hablar de ella. O que la hayas visto mientras paseabas por el centro de la ciudad. Pero lo cierto es que si es tan conocida es, sobre todo, por su parque de atracciones. Así, muchas de las personas que suben a esta cima que en realidad es el pico más alto de la montaña de Collserola, lo hacen atraídas por el parque temático. Por eso y porque desde allí hay unas vistas panorámicas increíbles de la Ciudad Condal.

Sin embargo, montarte en alguna de las atracciones del parque no es lo único que se puede hacer en el Tibidabo. Además, como bien decíamos hace solo un momento, puedes ir simplemente a hacer un picnic con Barcelona a tus pies. Y es que el Tibidabo es el mayor mirador de esta ciudad catalana.

Por otro lado, también puedes ir porque quieras conocer de cerca su iglesia. Esta se llama en realidad Templo Expiatorio del Sagrado Corazón y se encuentra todavía más arriba que el parque de atracciones. Así pues, la iglesia, que resulta un atractivo arquitectónico por sí misma, también puede ser un mirador. A las puertas de la misma hay una explanada desde la que se tienen vistas del parque temático y, por supuesto, de toda Barcelona.

Tibidabo, Barcelona | Pixabay

Además de esto, aunque no sea motivo de peso para hacer una excursión al Tibidabo, puede que también te guste la idea de ver el 'Tranvía Blau' o montarte en él. No es más que un pequeño vagón de color azul que transporta a pasajeros, pero es bonito y no tiene nada que ver con los tranvías modernos de hoy en día.

Y lo nombrado hasta ahora no es todo. Si vas al Tibidabo podrás disfrutar de ratos de juego en parques tradicionales, llenos de casitas de madera y toboganes. Podrás comer usando como mesas y sillas troncos de árboles. Disfrutar en las fuentes interactivas, con efectos de luz, sonido y colores, preparadas para dinamizar el entorno y atraer a grandes y pequeños. También podrás ir hasta el Edifici Cel, un edificio restaurado pero que data de los años 20. Allí se ofrece un documental de algo más de 10 minutos en el que se pueden ver fotos que los ciudadanos han ido mandando y que cuentan la historia del parque a lo largo de los años.

Y, finalmente, podrás disfrutar del entorno, que no es más que naturaleza en estado puro. La montaña de Collserola es ideal para hacer excursiones en familia, ver muchos tipos de árboles y plantas y observar de cerca animales como jabalíes o ardillas.

Publicidad