FRANCIA

FRANCIA

Escapada a la costa de granito rosa

Situada en el norte de la Bretaña, el contraste entre el rosa de sus acantilados y el azul de sus aguas te dejará con la boca abierta. Puedes disfrutar de su entorno, caminar por sus senderos o perderte en bicicleta por sus caminos.

La costa de granito rosa, situada en el norte de la Bretaña francesa, es una pequeña extensión de terreno que te dejará con la boca abierta. Abarca un tramo del litoral de aproximadamente 10 kilómetros, que aparece delimitado por los pueblos costeros de Perros-Guirec y Trégastel. Su punto más conocido es el de los imponentes acantilados de granito rosa de Ploumanac'h, considerados como el corazón de este asombroso enclave.

Las islas que se encuentran frente a la costa (archipiélago de Sept-Illes) conforman una reserva natural donde reside una treintena de especies de aves raras y protegidas. Allí es fácil encontrar alcatraces, araos e incluso pingüinos o focas grises (dependiendo de la época del año). Y si lo tuyo es la aventura, también puedes sumergirte en sus fondos marinos y descubrir la fauna y flora que habita debajo del mar.

Geólogos y expertos estiman que esta zona, junto con sus acantilados y sus piedras de color rosado, se formó hace 300 millones de años. Se trata de un lugar prácticamente excepcional, ya que sólo Córcega y China cuentan también con costas de granito rosa. Por eso este espacio del norte de la Bretaña se ha hecho tan popular; y para preservarlo ha sido declarado Patrimonio Nacional francés y se han elaborado distintos planes de protección.

Para llegar, lo mejor es coger un vuelo que aterrice en el aeropuerto de Lannion. Desde España es inevitable hacer escala en París, pero si estás en la capital francesa encontrarás fácilmente vuelos directos hasta allá. Si prefieres una opción algo más económica, puedes ir en tren o autobús hasta París y, después, coger otro tren que te dejará en Lannion. Una vez allí, apenas se tardan 15 minutos en coche hasta Perros-Guirec.

Junto a este pequeño pueblo encontramos el que es considerado el sitio más impresionante de esta costa de granito rosa: los Peñascos de Ploumanac'h, que dominan completamente el paisaje y componen una estampa de ensueño, con sus rocas rosadas aportando un contraste perfecto a sus azuladas aguas.

Esta antigua aldea de pescadores es el lugar favorito de los turistas, que acuden atraídos por estas formaciones rocosas de formas intrigantes. Algunas de las más conocidas son el sombrero de Napoleón, la guarida de los amantes, la seta… ¡Seguro que las encontrarás! Y cuando estés frente a ellas quedarás impresionado, puesto que algunas de estas estructuras pueden llegar a superar los 20 metros de altura.

El sendero de los aduaneros, abierto hace más de un siglo, es el camino ideal para descubrir este lugar, con unas vistas de sus acantilados y sus peñascos que te dejarán sin aliento. Eso sí, antes de ponerte en marcha no olvides ponerte un buen calzado ya que la caminata dura aproximadamente medio día; pero el paseo habrá merecido la pena ya que con la puesta de sol el granito rosa de las piedras y los acantilados adquiere un colorido anaranjado que realza aún más la belleza del paisaje.

En la localidad de Perros-Guirec hay varios hoteles con encanto, junto al puerto y cerca de la playa, y también apartamentos que se pueden alquilar por precios asequibles. Un lugar maravilloso para perderse y disfrutar de una escapada romántica.

Más información:
Turismo de la Bretaña
Turismo de Francia

Enrique Lavilla | Madrid
| 24/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.