Viajestic » Escapadas

GIRONA

Bañolas, mucho más que un lago

¿Quieres conocer Bañolas más allá de su lago y su famosa leyenda del monstruo que vive en él? Acompáñanos a descubrirlo.

Bañolas, mucho más que un lago

Bañolas, mucho más que un lago Pixabay

Publicidad

Bañolas (o Banyoles en catalán) es uno de los pueblos más bonitos de Catalunya. Destaca de él su enorme largo, por el que es principalmente conocido. Sin embargo, este municipio tiene mucho más y nos gustaría poder descubrírtelo.

Para ello, vamos a empezar explicándote que Bañolas tiene otros puntos de gran importancia cultural, tales como el Monasterio de San Esteban. Además, también allí se encuentra la iglesia de Santa María dels Turers, de origen románico, que tiene unas bonitas puertas medievales y una pila bautismal heredada de la iglesia antecesora.

Por otro lado, recorriendo Bañolas encontrarás su Plaza Mayor, que data del siglo XIII y que cuenta con canalizaciones que se aprovecharon para instalar molinos. Y eso no es todo, sino que Bañolas fue una ciudad amurallada y todavía hoy nos quedan restos de ella, repartidos en pequeños fragmentos por la ciudad.

Otros lugares a apuntar en el itinerario son el palacio gótico Consell de la vila, Pia Almoina o la masía curvada de la calle Nou. Además, tampoco puedes olvidarte de la Llotja del Tint, a donde puedes acudir para conocer la herencia textil de la ciudad. Se trata de un edificio del gótico civil catalán que data del S.XV y por aquel entonces estaba destinado a teñir ropa o prendas de lana que se tejían en la ciudad. Actualmente alberga un par de exposiciones.

Bañolas
Bañolas | Pixabay

Dicho esto, ahora sí, volvamos al lago porque se merece una mención especial. Nació hace más de 2500 años a consecuencia de los movimientos de las placas tectónicas que se encuentran bajo él. Pero además de una enorme belleza y leyendas como la de su famoso monstruo que tiene incluso una canción infantil dedicada a él, este lago tiene otras cosas a destacar.

Por ejemplo, las cuevas del Serinyà, en las que hay restos paleontológicos, o el Parque Neolítico de la Draga. Pero no solo eso, sino que bordeándolo, a lo largo de siete kilómetros aproximadamente de recorrido, encontrarás otros lugares de interés y bien bonitos como el bosque de Can morat, las lagunas de Nou, el Parque de la Coromina o los restos de una villa romana.

Además, el lago tiene también zonas para hacer un pícnic, para darte un chapuzón en verano o para practicar deportes acuáticos como el piragüismo o la natación. También se permite la pesca deportiva, se imparten cursos de remo, se alquilan barcas para navegar en familia o con amigos y se pueden dar paseos en bicicleta por su alrededor. Todo ello, siempre, disfrutando de bellos paisajes que se vuelven más bonitos incluso al atardecer.

...

También te puede interesar...

La razón por la que los viajes cortos equilibran el tiempo del sueño

Publicidad