TecnoXplora » CienciaXplora

ES NECESARIO CONSULTAR CON UN MÉDICO O FARMACÉUTICO PREVIAMENTE

Sobredosis de laxantes: cómo se produce y qué efectos tiene

El uso de un medicamento sin control o sin consultar a un profesional puede conllevar consecuencias graves para la salud. Te contamos lo que ocurre si sufres una sobredosis de laxantes.

Problemas para ir al baño y laxantes

jcomp para Freepik Problemas para ir al baño y laxantes

Publicidad

Un laxante es una sustancia que ayuda a evacuar el intestino. Estos fármacos se suelen utilizar para aliviar el estreñimiento, pero su uso correcto conllevará que no tengamos ningún problema mientras se utilizan o en el futuro. Existen cuatro tipos de laxantes:

  • Ablandadores o supositorios. Se introducen en el recto y hacen que las heces se lubriquen y se expulsen fácilmente.
  • Espesantes: aumentan el tamaño de las heces, volviéndolas una masa, y activando el movimiento intestinal. Se suelen vender en polvo o pastillas.
  • Estimulantes: se consumen tanto en mermeladas especiales, pastillas, cápsulas o sobres solubles. Provocan movimiento en los intestinos para desplazar las heces.
  • Osmóticos: se encargan de acumular agua en el colon para favorecer la defecación. Se pueden comprar en líquido.

¿Son compatibles los laxantes y otros medicamentos?

A pesar de que se comercialicen sin receta médica, el uso de los laxantes debe ser exacto y cuidadoso. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, FDA, estos productos pueden ser "potencialmente peligrosos si no se atiende a las instrucciones" para la administración de sus dosis. Además, también es necesario observar si el laxante es compatible con ciertos fármacos que se consumen a la vez o enfermedades que se estén padeciendo.

A su vez, la FDA advierte de que los mayores de 55 años, así como los adultos con alguna enfermedad o niños deberían consultar a un médico o farmacéutico antes de utilizar laxantes, ya que son los grupos poblacionales con más riesgo de sufrir efectos secundarios.

La Administración incluye en esta lista de precaución también a las personas que toman algún medicamento diurético o que ayude a excretar orina; a los que toman la enzima inhibidora de la enzima angiotensina para la presión arterial y los medicamentos inflamatorios como el ibuprofeno. Además, los pacientes con inflamación de colon deberían abstenerse de consumir laxantes.

Qué puede provocar una sobredosis de laxante

El consumo de laxantes conlleva unos riesgos. Entre los más comunes se encuentran la diarrea y el dolor abdominal, aunque la deshidratación o las erupciones en la piel también se contemplan. Por otra parte, una sobredosis de laxantes también puede provocar problemas intestinales, como el "intestino vago", que hace que te cueste cada vez más ir al baño sin ayuda de estos productos.

Asimismo, el consumo de laxantes puede producir que el cuerpo no absorba bien las vitaminas, como sugiere la farmacéutica Cigna. Por otro lado, y según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, FDA, el consumo de estos productos farmacológicos puede llevar a la muerte.

Sin embargo, tal y como advierten desde la Administración, este hecho solo ocurriría si se abusara de las dosis establecidas para los laxantes y su consumo se prolongase más del tiempo estipulado. De 54 casos que estudiaron con efectos secundarios tras el consumo abusivo de estos productos, la FDA registró 13 defunciones ligadas a estos productos.

Por tanto, ante la duda de qué producto consumir para el estreñimiento, la mejor opción es pedir consejo a un profesional de la salud. Lo mismo se debería hacer si se tiene alguna enfermedad o se está tomando otro tratamiento farmacológico.

Advertencias al consumir laxantes

Por otro lado, la FDA aconseja a las personas que consuman laxantes que estén atentos a posibles reacciones adversas. Por ejemplo, si tras tomar el medicamento no se evacúa, este hecho puede causar deshidratación o cambios en los niveles de electrolitos en sangre. "Los síntomas de deshidratación incluyen boca seca, sed, reducción en la excreción de orina y mareo, sobre todo al cambiar de posición", informan desde la Administración.

Asimismo, el consumo de laxantes podría provocar daños renales. En ese caso, el consumidor debería prestar atención a síntomas como la somnolencia, el aletargamiento, la inflamación de piernas, tobillos y pies o la disminución de la cantidad de orina. Sin embargo, y ante cualquier duda, lo más aconsejable es solicitar la opinión de un experto antes de consumir estos medicamentos y después si es necesario o se percatan algunos de estos síntomas.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Todo sobre la fibra: no solo sirve para ir al baño

Publicidad