El pasado fin de semana se congregaron unas 25.000 personas en un macrobotellón en la Universidad Complutense de Madrid. Miles de jóvenes congregados para celebrar el inicio del curso.

Como se aprecia en las imágenes que acompañan a estas líneas, los asistentes se agolpaban en masa en el césped para beber, sin mascarilla y sin guardar la distancia de seguridad.

Durante la noche, también se vivieron momentos de tensión, como cuando un joven cayó varios metros desde una farola a la que había trepado y se rompió la pierna.

Al ver estas imágenes, varios estudiantes han reconocido ante las cámaras de laSexta que sí asistieron a esta 'fiesta'. "No me pareció lo más legal, pero mejor que se haga ahora a que se hiciera hace un año", señalaba uno de los asistentes.

Algunos han explicado que a ellos les llegó la convocatoria vía WhatsApp e Instagram y decidieron acudir, mientras que otros han señalado que se encontraban en la biblioteca y, al salir, se unieron.

Estas escenas pillaron de imprevisto a la Policía Municipal, que no tenía un operativo preparado, lo que hizo imposible disolver el macrobotellón. Es por eso que se centraron en labores de vigilancia para evitar incidentes graves.

También en el campus universitario de Barcelona se pudieron ver imágenes propias de una macrodiscoteca, como puede apreciarse en el vídeo que acompaña a estas líneas. La fiesta reunió a más de 8.000 personas que bailaron, sin mascarilla ni distancia, durante toda la noche.