El programa de televisión le grabó y dejó patente que era un peligro al volante. Siendo conductor novel dio positivo en el control con un 0.5, siendo la tasa mínima permitida 0.25, y fue incapaz de seguir las instrucciones del Guardia Civil que le indicaba cómo soplar correctamente. El agente tuvo una paciencia infinita y como dice ahora el propio Ares: "Ese señor se ganó en ese momento una buena paella. La paciencia que tuvo fue brutal".

Ahora ha reaparecido para concienciar a los jóvenes sobre la conducción responsable y para hablar de seguridad vial tras protagonizar uno de los momentos más irresponsables al volante.

Cuando le preguntan por el vídeo, sin rodeos, cuenta que esa noche se pusieron "como atunes" y la Policía les estaban esperando: "Me vine arriba, me puse a hacer el payasete". Además, al ver el vídeo Ares reconoce que ese no era él, "es el lacasitos".

"Era muy joven y descerebrado", confiesa Ares, que añade que en su familia no le dijeron nada porque "esa es una de más" y no le dieron importancia. Él mismo dice que con el vídeo ganó dinero y se hizo muy popular por el hecho de hacerse viral, pero reconoce que "si volviera atrás no lo haría".

Ahora cuenta que se considera un buen conductor porque se preocupa de ponerse el cinturón de seguridad, cosa que antes ni se le pasaba por la cabeza. Su única inquietud era tener una copa en el posavasos y que no se cayera, mientras que ahora lleva en su lugar "una botellita de agua".

Además, confiesa no haber vuelto a tener infracciones al volante y quiere concienciar a la gente de que no se debe ir borracho al volante. "No puedes conducir borracho, ya no por ti, es por las demás personas que van en la vía, no tienen culpa ellos de que tú vayas borracho", explica.

Este nuevo vídeo forma parte de la iniciativa #GoodBadDriver que ha puesto en marcha una conocida marca de neumáticos para ablandar conciencias en torno a la conducción responsable.

La campaña ha resucitado el icónico vídeo en el que Ares dejaba su retahíla de frases virales para la historia. Su "Pim, pam, toma lacasitos" o "Viva España, viva el rey, viva el orden y la ley" son algunos de los hitazos para el recuerdo que dejó aquel control de alcoholemia que ahora sirve para concienciar a los conductores sobre los peligros del consumo al volante de alcohol y sustancias estupefacientes.

Este es el vídeo que le llevó a la fama y donde sus frases se convirtieron en virales en cuestión de minutos: