El reportero Juan Carlos Mohr ha denunciado a través de un hilo de Twitter que ha sido víctima de la ley Mordaza por cubrir una manifestación en apoyo a los detenidos de Cataluña sin saber cuál ha sido el motivo.

 

El fotoperiodista reconoce haber recibido un embargo de Hacienda por una multa que asciende a 2.000 euros y que se refiere "faltas de respeto a las autoridades de las fuerzas y cuerpos de seguridad".

 

Ahora, Mohr no puede recurrir nada después de haber recibido "dos notificaciones al domicilio que viene en mi DNI" y y en el que ya no vive. A consecuencia de esto, la multa fue publicada en el BOE y sufrió un embargo de Hacienda, según él mismo explica.

La llegada de la ley Mordaza favorece que haya "una persecución" hacia los fotoperiodistas que, como él, cubren manifestaciones de carácter social relacionadas con protestas ciudadanas o desahucios.

En su hilo de Twitter, muestra la denuncia en la que se puede ver que le acusan de "saltar la linea policial y faltar al respeto a los agentes tratándolos con desprecio y desobedecer sus ordenes negándome a identificarme varias veces y provocar una actitud hostil hacia los actuantes", aunque él deja claro que es "todo mentira".

Para demostrar que sus palabras son ciertas, Mohr acompaña su testimonio con imágenes que demuestran dónde estuvo ubicado en la manifestación, que su actitud siempre fue la de estar grabando y que se identificó con su carnet de prensa cuando las autoridades se lo pidieron.

 

 

Sin embargo, no es la primera vez que le sucede algo de este tipo, ya que años atrás, un mando de la UIP le denunció "por hacerles una foto en el juicio de las 21 del SAREB".