El trágico accidente de Génova en el que al menos 39 personas han muerto no impidió que Matteo Salvini cancelase su asistencia a una fiesta de su partido en la Messina, en la región de Sicilia.

De fiesta, pasándoselo bien y entre copas de vino con la élite local de su partido en Messina. Así pasó el primer ministro italiano la misma noche de la tragedia del puente Génova.

Las imágenes de la noche donde Salvini se muestra muy sonriente han sido publicadas en distintas redes sociales. En las fotos, publicadas por los militantes de la Liga en Sicilia, se ve a Salvini relajado, en mangas de camisa y disfrutando del momento.

 

Las imágenes han desatado la indignación de ciudadanos y oposición que las consideran una bofetada al dolor del país.

Entre las críticas destacan las del presidente del Partido Democrático, Matteo Orfini, quien afirma que "los servidores públicos tienen el deber de llevar a cabo su cometido con disciplina y honor, según la Constitución. Las imágenes de Salvini de celebración en estas horas dramáticas para Génova son una bofetada al dolor que sufre nuestro país y la negación de este principio".