¿Qué será lo que tienen los colores de la bandera LGTBI que cada 28 de junio brillan todavía con más fuerza?

"Mientras haya una sola persona que se tenga que esconder por como se sienta, tenemos que seguir reivindicando", asegura un joven en la madrileña plaza de Chueca.

Un total de siete tonalidades componen la bandera LGTBI, un símbolo de la diversidad. "Representa la libertad, la libertad de opinión, la libertad de sentir lo que cada uno quiera sentir", destaca otra joven.

Aunque es la más conocida, no es la única bandera. No obstante, todas sirven para reivindicar. "Es el símbolo del triunfo, de la razón contra el odio, de la tolerancia contra la persecución y la criminalización".

Precisamente la bandera ha protagonizado una batalla de enseñas, todo por una sentencia del Tribunal Supremo que prohíbe lucir enseñas no oficiales en las fachadas públicas.

"Se trata de una bandera que es reconocida internacionalmente desde finales de los años 70", apunta Carmen García de Merlo, presidenta de COGAM.

"Reclamemos y reivindiquemos lo que nos falta por conseguir", insiste Uge Sangil, presidenta de la FELGTB.

En el Ayuntamiento de Cádiz han tenido que retirarla por una denuncia y detrás de ella está una asociación ultracatólica que ya tiene pensado denunciar a quienes no acaten la resolución de las banderas como el Palau de la Generalitat, la Diputación de Valladolid, el Ayuntamiento de Jaén o de Trujillo, o Elche o el mismísimo Ministerio de Igualdad".

El Ayuntamiento de Barcelona esquiva la resolución porque dice que lo suyo es una lona y no una bandera. En Ayuntamiento de Madrid este año no la cuelga, pero sí decide iluminar la fachada.

A lo de teñirse de colores también se han sumado algunas empresas públicas como es el caso de Correos o Metro de Madrid. "No hay una sola forma de llegar a un destino, como no hay una sola línea de un color, no hay una sola forma de amar", ha destacado Ángel Garrido, consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid.

En Villanueva de Algaidas, Málaga, su alcalde tuvo que retirar la bandera por una denuncia y la reacción de los vecinos fue inundar el pueblo de arcoíris. "Somos todos personas y cada uno salimos de una manera", indica un vecino.

Es lo que tienen los siete colores de la bandera arcoíris, que cuanto más quieren apagarlos más brillan. Y así llevan haciéndolo 51 años.