La ONG Open Arms ha urgido a Europa a ofrecer un puerto seguro en el que poner a salvo a los 147 migrantes rescatados en el Mediterráneo central que permanecen a bordo, después de 13 días a la espera en el mar y ante la llegada de un temporal.

"¿Europa? Nada te librará de la vergüenza de haber dejado 13 días a 147 personas a la deriva en ese mar donde debes estar de vacaciones. Recuerda que hay más de 500 náufragos sin lugar donde desembarcar y hoy entra temporal. O la historia te lo recordará", tuiteó.

 

La embarcación se encuentra a unas 29 millas (unos 50 kilómetros) de la isla italiana de Lampedusa, con 147 inmigrantes a bordo tras varias evacuaciones, la última la de un bebé con problemas respiratorios y tres miembros de su familia. En concreto se trata de dos hermanos gemelos de nueves meses y sus padres, que ya han llegado por mar a Lampedusa, después de un intento fallido de evacuación en helicóptero por parte del cuerpo de Guardacostas de Malta.

En los últimos días han sido también evacuadas a hospitales italianos y malteses dos mujeres en avanzado estado de gestación junto a sus familiares y otras tres personas enfermas.

La organización humanitaria lleva ya 13 días a la espera de un puerto, con los inmigrantes rescatados hacinados en su cubierta, ya que Italia y Malta mantienen su negativa a abrir sus puertos y acoger a estas personas.

Por su parte, el ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, ha instado repetidamente a Open Arms a poner rumbo a España, pues cree que la acogida de los inmigrantes debe ser responsabilidad de Madrid.

Los cooperantes de la ONG española temen que en las próximas horas alcance la zona en la que se encuentra el barco un temporal que complique aún más su situación. La jefa de misión, Anabel Montes, explicó que se preveían vientos de hasta 22 nudos y un oleaje de dos metros de altura.

Por otro lado, el buque Ocean Viking, fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, ha rescatado a 356 personas en cuatro operaciones distintas y ha anunciado que deja las aguas internacionales frente a Libia para acercarse a Europa en busca de puerto, es decir, a las costas de Italia y Malta.

Salvini ha pedido que estas personas sean desembarcadas en Libia, a pesar de que numerosos entes internacionales no lo consideran al país africano, en guerra desde 2011, un puerto seguro. De hecho, entre los rescatados por el Ocean Viking hay personas con marcas de la violencia física y psicológica vivida en su periplo hacia Europa, afirmó el coordinador de MSF, Jay Berger.