Cenas de empresa, oficios religiosos, conciertos de Navidad, las compras… Las fiestas navideñas suelen llenar nuestra agenda de actos sociales que implican reuniones multitudinarias, pero este año la pandemia obligará a renunciar a muchos de ellos. Eso es lo que han decidido hacer también la mayor parte de los 200 expertos y profesionales sanitarios participantes en 'la Navidad de los que más saben', una encuesta de laSexta en la que hemos preguntado cómo van a pasar las próximas fiestas.

La exposición continua a la COVID-19 hace que estas personas sean aún más recelosas de acudir a las aglomeraciones típicas de estas fechas. Profesionales de la sanidad, la ciencia, especialistas en epidemiología… Son los que más han estado en contacto con el virus, o los que lo han investigado, y los que ahora tienen que decidir cómo gestionar sus Navidades.

En cuanto a los actos sociales, lo tienen claro: el 92,5% de los encuestados asegura que no asistirá a ningún evento cultural ni religioso durante todas las Navidades, como podemos ver a continuación.

Del total, solo un 2% confirma que asistirá a algún acto religioso, un 5% acudirá a eventos culturales y un minoritario 0,5% piensa asistir a convocatorias de los dos tipos.

En realidad, los encuestados no manifiestan una especial preocupación por no acudir a estos actos, al contrario de lo que sucede con las reuniones familiares, por las que muchos han expresado su pesar, al no poder disfrutar las Navidades con sus seres queridos.

De hecho, el 70% aseguró que las cenas y comidas importantes de estas fechas las pasarán solos o con sus convivientes, y de los que ampliarán su círculo, el 88% solo incluirá en su encuentro a un grupo más de convivientes.

El plan de Navidad que acordaron Sanidad y las comunidades autónomas establece que en estas reuniones se podrán juntar personas de "máximo" dos grupos de convivencia, por lo que la mayoría de encuestados cumplirán esa norma.

Una Navidad sin cenas de empresa

Otro de los eventos característicos de la Navidad española son esas cenas y comidas en las que nos encontramos con los compañeros de trabajo o grupos de amigos. Además de que el estado de alarma vigente impide reuniones de más de seis personas, las autoridades recomiendan evitar lo más posible todo tipo de encuentros sociales.

Y así harán los expertos consultados, que exhortan en muchos casos a todo el mundo a aguantar hasta que todo pase. Mientras, tendremos que seguir tirando de videollamadas, como propone Andrea Burón, médica especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y doctora por la Universidad Autónoma de Barcelona: "Hemos priorizado los familiares que más necesidad tienen de compañía física y con el resto de la familia y amigos haremos múltiples quedadas online". Es más, apunta una idea sobre lo que hablarán en esas reuniones virtuales: "Planificaremos posibles fiestas navideñas en agosto".

Como Burón, la mayoría de los encuestados, un 89%, no asistirá ni a cenas de empresa ni con amistades durante las fiestas de 2020.

Como hemos visto durante estos días, algunos profesionales sienten que no es tan grave renunciar a estas fiestas, y piden responsabilidad a la población. Patricia, enfermera en un hospital, nos traslada su cabreo: "Estoy harta del egoísmo de la sociedad, de que muera gente a diario, del pasotismo de todos los políticos y de familiares y amigos que no entienden nada".

Me da rabia cuando la gente protesta porque cierran bares

Verónica, enfermera

Al contrario, Verónica, enfermera en la UCI del Hospital El Bierzo, tiene una visión positiva de su entorno: "Me siento orgullosa de mi familia, ellos tienen asumido que yo no puedo ir a verles todo lo que me gustaría". Pero también se queja de tanto debate social en torno a las restricciones: "En mi grupo de amigas nos privamos de vernos ya que somos casi todas enfermeras, por eso me da rabia cuando la gente protesta porque cierran bares".

Pero no siempre es fácil renunciar a estos encuentros. Tras meses de trabajo desde la explosión de la pandemia, algunos de estos profesionales manifiestan la necesidad de encontrarse con sus allegados. David, médico de familia en Madrid, sí hará encuentros con amigos: "Después de 9 meses, me encuentro exhausto y con necesidad de despejar la mente", asegura.

Las compras, entre lo tradicional y el online

Por mucho que renunciemos a encuentros sociales y eventos, lo que no podremos remediar es a tener que hacer compras. Entre regalos y alimentación, habrá que elegir entre acudir a tiendas físicas o hacerlo todo vía online para evitar concentraciones.

En este sentido, las respuestas de los encuestados no son tan unánimes como hemos visto en las preguntas anteriores, y el 46% seguirán haciendo sus compras de forma presencial. Solo un 15% lo hará todo exclusivamente por internet.

Está claro que comprar en tiendas físicas no implica siempre aglomeraciones, pero las imágenes típicas de Navidad de las calles y tiendas o grandes superficies colapsadas asustan a algunas personas que prefieren evitar esa situación.

Sin embargo, otras son fieles al comercio tradicional, como expresa Rosa, técnica auxiliar de enfermería en el Hospital Clínico de Valencia, quien asegura que va a "seguir comprando en las tiendas de mi pueblo", y que se "niega a ir a centros comerciales o comprar online".

Las medidas de seguridad que tomarán los expertos

En 'la Navidad de los que más saben', hemos preguntado también por las medidas de seguridad que tomarán aquellos que sí cenarán con otras personas no convivientes. La mayoría de profesionales consultados no harán cuarentena ni se hará test previamente, pero adoptarán otras medidas de seguridad adicionales, como el uso de la mascarilla, el lavado de manos frecuente y la ventilación de interiores.

En esta encuesta de laSexta han participado 200 profesionales de 26 provincias de España: técnicos sanitarios, matronas, neumólogos, técnicos de laboratorio, terapeutas, e incluso celadores o administrativos, así como importantes expertos de referencia en temas de coronavirus. Aquí puedes descargar la lista de participantes.

Es una pena para mí y los míos, pero más pena me dan esas personas que se han quedado por el camino

Rafael, enfermero

Entre todas las respuestas cala el mensaje de apoyo al sector sanitario, que ha palpado al virus a diario desde marzo. Rafael, enfermero en la planta Covid del Hospital de Móstoles, lanza además un recuerdo a los fallecidos y una amarga crítica a la gestión de la pandemia: "Es una pena para mí y los míos y en especial los niños, pero más pena me dan todas esas personas que se han quedado por el camino en este 2020 víctimas del coronavirus y en muchas ocasiones de la pésima o nula gestión de los que nos dirigen, tanto políticos como las direcciones de los centros sanitarios".

Y es que, además de los datos, en la encuesta hemos podido recoger las sensaciones y sentimientos que afloran en esta época del año tras meses de duro trabajo cara a cara con la COVID-19. Nos hemos encontrado mucha resignación por no poder pasar unas fechas tan señaladas con los seres queridos, pero también mucha convicción de que lo realmente importante es aguantar para evitar una tercera ola. En resumen, y como trasladó Javier Padilla, médico de familia y experto en Salud Pública, "toca cuidarnos ahora para poder seguir cuidándonos después".