La borrasca Filomena y las grandes nevadas que ha traído consigo han arrasado muchos puntos de España, sobre todo en Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid. Una vez ha dejado de caer nieve, el peligro ha venido con la caída de las temperaturas y el hielo que se ha formado en calles y carreteras.

No solo los vehículos presentan graves dificultades para desplazarse, también los peatones. De hecho, según ha informado Emergencias Madrid, han atendido 50 avisos por caídas en la vía pública en distintos barrios de la capital.

Un ejemplo de ello se muestra en el vídeo que acompaña a estas líneas, donde aparece un hombre tendido en el suelo tapado con una manta y varios sanitarios atendiéndole.

 

Ante esta situación, las autoridades insisten en el peligro de estas caídas y piden a la población no salir de casa "si no es imprescindible" porque el hielo que se está formando sobre las superficies es muy peligroso.

Mientras, desde el 112 solicitan que no se ocupen las líneas de Emergencias para solicitar información relacionada con el temporal o para casos médicos leves, ya que pueden colapsar e impedir que se atiendas las urgencias vitales.