La Policía Nacional ha intervenido más de una tonelada de cocaína oculta en un velero que el Grupo Especial de Operaciones (GEO) y funcionarios de Vigilancia Aduanera han abordado en medio del océano Atlántico.

En la operación han sido detenidos los tres tripulantes de la embarcación y otras cinco personas afincadas en Málaga, incluidos los líderes del grupo, la segunda organización de narcotráfico desarticulada en la provincia en menos de un mes.

Según ha detallado el Cuerpo Nacional de Policía, para acceder a la droga los agentes tuvieron que romper las paredes del casco del barco, localizando así 1.018 paquetes de un kilo de clorhidrato de cocaína, ocultos en un doble fondo junto a los depósitos de gasolina.

El abordaje -de acuerdo con la Policía- fue de una "extraordinaria peligrosidad", ya que el barco de competición intervenido, de 18 metros de eslora y valorado en un millón de euros, alcanza velocidades superiores a los 20 nudos.

La tripulación la formaban expertos en patronear veleros de competición, que registraban las embarcaciones en regatas para así poder transportar discretamente grandes cantidades de estupefacientes desde Sudamérica a Europa.

Días después del abordaje del velero, otras cinco personas fueron detenidas en la provincia de Málaga, donde se realizaron diferentes registros en los que se incautaron 10 kilos de ketamina, 65.000 euros en efectivo, tres vehículos de alta gama, documentación relacionada con el blanqueo de capitales, teléfonos móviles, ordenadores y equipos electrónicos y de comunicación. Además, se han bloqueado cuentas y se ha prohibido enajenar varios inmuebles por valor de 500.000 euros.

Durante los registros también se encontró documentación que evidenciaba la disponibilidad de diversas embarcaciones, así como la adquisición de repuestos y piezas de las mismas, ropa náutica con inscripciones de la embarcación e inscripciones del velero en regatas.