Los médicos del Hospital Popular de Wuxi en Jiangsu, China, se disponían a hacer un trasplante de pulmón cuando descubrieron el estado de los órganos del donante, un hombre de 52 años: sus pulmones estaban completamente ennegrecidos tras haber pasado 30 años de su vida fumando.

En el vídeo, grabado por los propios cirujanos, se puede observar el tono que adquirieron los órganos del donante tras décadas ingiriendo el alquitrán del tabaco. El paciente, al que no se realizaron tamografías, había fallecido por muerte cerebral, pero los médicos decidieron no usar sus órganos al observar su estado.

 

El doctor Chen Jingyu, encargado del trasplante aseguró a 'Asia Wire' que se hubieran planteado la operación con "pulmones de personas menores de 60 años que murieron recientemente, infecciones menores en los pulmones y radiografías relativamente limpias", pero no con el estado en el que se encontraban los órganos, tal y como ha recogido 'Daily Mail'.

Fue el propio doctor quien compartió las imágenes por redes sociales e instauró el debate sobre el tabaco: "Nuestro equipo decidió rechazar estos pulmones para trasplante. Si es un fumador empedernido, es posible que no acepte sus pulmones incluso si elige donarlos después de la muerte. Mira estos pulmones, ¿todavía tienes el coraje de fumar?".

Un 37% de los hombres adultos en China fuman, según un estudio realizado por el Centro de Control y Prevención de enfermedades del país. El tabaco causa un 70% de los casos de cáncer de pulmón, convirtiéndose en la mayor causa evitable de la enfermedad.

Fumar mata a más de un millón de personas al año. Además, aumenta un 100% las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco y, las personas que lo consumen, tienen hasta 30 veces más probabilidades de padecer en algún momento de su vida cáncer de pulmón.