Un hombre tiene que devolver la herencia de su mujer fallecida a sus cuñados porque ésta dejó claro en el testamento que su marido no tendría derecho a ella si se emparejaba con otra persona. Le ha ocurrido a Constantino, quien tras la muerte de su mujer, en 1996, pasó 25 años conviviendo con una nueva pareja, Cristina, aunque nunca llegaron a casarse.

Y es por esa razón por la que los hermanos de Ofelia, la difunta, reclaman ahora su herencia. La mujer dejó escrito en 1975, en su testamento, que la herencia correspondería a su marido bajo la condición de no volver a contraer matrimonio o convivir en pareja una vez fallecida, y de lo contrario, perdería la condición de heredero.

Ha sido la Audiencia Provincial de Coruña la que ha fallado en favor de los hermanos, que llevan varios años en una batalla judicial contra el que fuera su cuñado. Después de que un juzgado fallase en favor del marido (considerándole el heredero), ahora un nuevo tribunal revoca la resolución, con una nueva sentencia que recoge 'diariodeley', y da la razón a los familiares, que pasan a ser así los herederos. Constantino solo recibirá en usufructo la "cuota vidual" que le corresponda.

Las pruebas que señala la sentencia

El tribunal ha basado parte de su escrito en los hechos que prueban que el apelado, Constantino, mantuvo durante más de dos décadas una unión de hecho con otra mujer, lo que se traduce como un matrimonio en la práctica.

Y las pruebas son varias: desde declaraciones de testigos, a informes realizados por la Policía Local durante la investigación del caso. Y por todo ello, el texto sostiene que "ambos se comportaban socialmente como pareja".

Pero en todo momento, Constantino y los testigos que él mismo ha aportado, han mantenido que él solo mantuvo una relación de "primos" con Cristina. Algo que, según los jueces, se desmonta cuando tras el fallecimiento de esta, en 2016, se incluye el nombre de Constantino en su esquela, precedido de dos palabras: "Su esposo".

Además, en la lápida aparece escrito "en recuerdo de tu marido", y el exmarido de Cristina había fallecido hacía 30 años, por lo que los jueces creen que con ello se refieren a Constantino. Él, que ha negado ese tipo de relación de apariencia marital, sí ha confirmado que pasaba "temporadas viviendo" con ella.

No obstante, la resolución no es firme y el hombre aún puede presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.