Carlos es un médico autónomo de 64 años que, tras pasar 40 días en la UCI por culpa del coronavirus, ha sido sancionado por Hacienda por presentar la declaración trimestral fuera de plazo.

Él ha contado su historia en declaraciones al diario 'La Razón': explica que ingresó el pasado 21 de marzo con los primeros síntomas tras contagiarse en el trabajo doblando turnos para hacer frente a la avalancha de enfermos de coronavirus de primavera. Solo unos días después fue ingresado en la UCI y fue sedado. "Me estaba ahogando. Estuve en coma tres semanas, aunque en la UCI en total he estado 40 días", explica ahora.

Su infierno no terminó cuando pudo salir de cuidados intensivos y es que tras esa odisea perdió la movilidad. Ya el 13 de marzo fue trasladado en ambulancia a otro hospital para iniciar el proceso de rehabilitación, lugar donde estuvo ingresado hasta el pasado 5 de julio.

El plazo para presentar la declaración trimestral finalizaba el pasado 20 de junio y, pese a tener graves dificultades en su condición física y aun estando ingresado, su mujer le llevó el ordenador al hospital para preparar la declaración. "Cuando empecé a tener movilidad me llevó mi mujer el ordenador. Eso fue una semana después de acabar el plazo", explica.

La multa por el retraso no tardó en llegar: 100 euros de penalización por el retraso en el IRPF y 100 euros por el del IVA. Carlos no se sorprendió por ello, pero su indignación llegó cuando Hacienda no rectificó tras alegar su situación con pruebas más que evidentes. La Agencia Tributaria señaló que su "conducta fue voluntaria" y que su "negligencia" es de "desprecio y menoscabo a la norma".

Carlos asegura que al tratarse de cantidades pequeñas "no vale la pena meterse en pleitos". "Te sientes indefenso. El problema es que son temas automatizados. Aquí tiene que haber un poco de humanidad. Estamos en una circunstancia excepcional y ante ello la actitud de Hacienda tiene que ser excepcional", denuncia.

Tras publicarse su historia, la oficina de Hacienda más cercana a la residencia de Carlos llamó al médico reconociendo el error y le ha planteado que interponga un recurso de reposición, un trámite administrativo que analiza específicamente cada caso.