España sigue viviendo sus peores días en lo que a contagios se refiere por la pandemia de coronavirus. Los casos diarios se encuentran disparados, al igual que la incidencia acumulada, que este viernes registró su máximo histórico.

Quienes ven a las personas detrás de las cifras son los profesionales sanitarios, que acumulan una enorme carga de trabajo y que comparten experiencias que nos hacen ver que las imprudencias salen caras.

Una de esas últimas historias es la de Belén, profesional sanitaria que, en su cuenta de Twitter, ha compartido dos "historias reales" de pacientes COVID en su centro.

La primera se trata de un matrimonio ingresado en la UCI cuyos hijos, también infectados, están acogidos en un hotel. "Espero que sus padres no mueran", opina. La segunda, una mujer ingresada en UCI cuyos padres murieron en apenas una semana. Su marido también se encuentra infectado y está solo en casa.

 

"No es una broma, no me invento nada. Esto era salvar la Navidad", zanja Belén. Una de las muchas historias que comparten los sanitarios y que nos acercan el drama de una pandemia que está lejos de acabar.