Los científicos y expertos que trabajan con la erupción del volcán de La Palma han dado con un hallazgo muy sorprendente.

Entre la nueva lava que ha generado se han encontrado materiales semipreciosos, como el cristal de olivino, que se utiliza en joyería y en la industria. Los expertos también han encontrado clinopiroxeno con agujas de apatita, óxidos de Fe-Ti e inclusiones magmáticas y fluidos.

El Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN) ha sido el encargado de informar de este hallazgo y ha difundido imágenes en su cuenta de Twitter.

Tras 51 días de erupción, el volcán continúa muy activo y con una "impresionante actividad estromboliana", según Involcan. Esta fase más efusiva ha llegado tras unos días en los que parecía haberse adormecido. De hecho, el viernes informaban de una actividad "menos intensa" y destacaban la aparición de depósitos de azufre que apuntaba a "un cambio claro en su dinámica".

Por su parte, el sábado el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) señalaba que el proceso eruptivo había entrado en "cierta estabilidad". No obstante, la portavoz del comité científico del Pevolca, Carmen López, advertía de que "no hay datos científicos" que indiquen que la erupción vaya a llegar a su fin a "a corto plazo".

En este sentido, Eleazar Padrón, vulcanólogo de Involcan, ha advertido de que "la emisión de dióxido de azufre todavía está en valores muy altos, lo cual nos obliga a pensar que la erupción no va a terminar en un corto periodo de tiempo". A este respecto, los últimos datos ofrecidos por el Pevolca este domingo cifran la emisión de dióxido de azufre del volcán en 10.000 toneladas diarias.