Lindsay Gottlieb, entrenadora del equipo femenino de baloncesto en la Universidad de California en Berkeley, explicó cómo una empleada de la aerolínea Southwest Airlines le pidió en el mostrador donde se entregan los billetes para embarcar que "demostrara" que el niño que viajaba con ella era su hijo.

 

Tal y como cuenta la propia Lindsay, primero le pidieron el certificado de nacimiento del niño, pero no lo llevaba, por lo tanto, enseñó el pasaporte de su hijo Jordan, pero en dicho documento no aparece el apellido de la madre, solo el del padre, por lo que el personal de la aerolínea no quedó conforme.

Entonces, la trabajador le preguntó a Gottlieb :"¿Cómo sé que eres la madre?". Así que, no contenta con las pruebas, le pidió que "demostrara" que el niño era suyo enseñándole alguna publicación de Facebook.

 

Resulta, que Jordan es mulato, de madre blanca y padre negro, y eso, tal y como explica Lindsay Gottlieb es lo que hizo que recibiera ese trato por parte del personal de la aerolínea . La madre califica el trato de "humillante" y que "habría perdido el vuelo" si no se hubiese retrasado.

La historia ha tenido tanta repercusión que la aerolínea ha tenido que disculparse. Además, la modelo Christine Teigen al leer la historia de Lindsay Gottlieb dice haber pasado por una situación similar y explicó que se debe a "medidas de precaución contra la amenaza real del tráfico de menores".