El barco del Open Arms ha rescatado a 40 personas que estaban a la deriva en el Mediterráneo. Hasta 32 hombres, cuatro mujeres y cuatro niños (entre ellos un bebé de pocos meses) iban a bordo de una embarcación de madera, cuando han sido encontrados por el Open Arms, proporcionándoles chalecos salvavidas, agua y comida.

El buque humanitario les ha encontrado al sur de Malta. Óscar Camps ha asegurado a través de Twitter que ya les están "atendiendo" y que están "esperando instrucciones de las autoridades" para ir a puerto.

 

El pasado 2 de octubre, el Open Arms había zarpado desde el puerto de Nápoles (sur de Italia) para su misión 67. En la nave viaja una tripulación de 19 personas, y en principio prevé permanecer en alta mar unas dos semanas, han explicado fuentes de la organización.

El buque estuvo desde el 22 de agosto hasta el 21 de septiembre en el puerto de la isla italiana de Sicilia (sur) para solucionar las irregularidades técnicas y operativas detectadas en una inspección del Ministerio de Transportes italiano. El buque había llegado a Sicilia tras permanecer bloqueado durante 20 días en el mar con 150 migrantes rescatados a bordo, pues Italia le impedía desembarcar a esas personas en la isla de Lampedusa, algo que finalmente se produjo en la noche del 20 de agosto.

Entonces las autoridades italianas detectaron "graves anomalías" e inmovilizaron el barco, sobre el que pesaba también una orden de embargo que fue levantada días después por un juez italiano.