Debido a las altas temperaturas que se están registrando en España desde hace semanas, en las que se han encadenado varias olas de calor, la demanda de hielo ha crecido sobremanera. En estas circunstancias, los ciudadanos se han encontrado en una situación en la que encontrar bolsas de hielo se hace cada vez más difícil: la subida del precio y de la gasolina han provocado una caída en la oferta; los fabricantes de hielo no puedan hacer frente a la gran demanda, y se ha llegado al punto de desabastecimiento de este producto en supermercados, gasolineras y tiendas de alimentación.

Pero que no cunda el pánico, no hace falta echarse las manos a la cabeza si al abrir el congelador no queda ni un cubito de hielo. Desde la Sexta hemos elaborado una lista de trucos para poder tener hielo en casa de manera rápida y relativamente sencilla. Existen diferentes maneras de poder hacer tus propios cubitos de hielo de una manera más rápida que la convencional.

¿Cómo hacer hielo rápidamente?

  • Introduce una cubitera con agua caliente en el congelador: existe un fenómeno que hace que el agua caliente enfríe más que el agua fría en determinados casos, que se conoce como efecto Mpemba: en un caso en el que dos recipientes con agua con una diferencia de temperatura entre ellas de más de 30 grados, el más caliente se congelará antes. Esto se debe a diferentes factores que tienen que ver con la circulación del líquido, la evaporación y la cantidad de gases disueltos en su interior.

  • El golpe al culo de la botella: también gracias a la física podemos ser capaces de conseguir hielo de manera bastante rápida con un truco muy sencillo. Solo hay que meter una botella de agua grande en el congelador, esperar a que el proceso de congelación comience y en cuanto lo haga ya se puede sacar. Una vez fuera, hay que darle un golpe seco al culo de la botella, lo que provocará que ésta se congele por completo, gracias a un fenómeno que se conoce como sobrefusión o superenfriamiento.

Si bien éste no es un truco para hacer hielo muy rápido, es una obvia pero sencilla recomendación: ten siempre cerca cubiteras grandes. Parece lógico, pero no siempre se hace. Si la cubitera es más grande, los hielos son más grandes, durarán más y se podrá disfrutar de bebidas frías durante más tiempo.

Los trucos para enfriar la bebida

Si no has conseguido hielo y tampoco tienes cubiteras o simplemente no te ha dado tiempo a que nada se congele pero quieres enfriar las latas y botellas muy rápido, este truco funciona muy bien.

Lo que tienes que hacer es coger una servilleta o papel de cocina, cualquiera que tengas a mano, mojarlo y enrollarlo alrededor de las latas o botellas que quieras enfriar; cuanto más papel toque la superficie del envase, mejor. Después se introducen de inmediato en el congelador: una vez dentro, el papel mojado se va a congelar y, por lo tanto, trasladará ese frío a la bebida. Al cabo de unos minutos habrá unas latas bien fresquitas para saciar la sed y afrontar el calor mucho mejor.

Este último truco sirve únicamente en caso de que tengas hielo ya hecho pero quieres que la bebida se enfríe más rápido. En un recipiente grande echa el hielo, agrega sal e introduce las latas o botellas dentro; si se remueve la mezcla la sal se irá disolviendo en el hielo y conseguirás una mayor velocidad de enfriado.