Sólo tres atracadores, mientras uno vigila, los otros dos, manipulan rápidamente el cajero automático y, de repente, consiguen tirar abajo la sucursal usando TATP, también conocido como 'la madre de Satán'.

Es una sustancia muy destructiva, sólo un pequeño roce basta para hacerla detonar, la banda desarticulada destrozado varias sucursales por eso eran extremadamente peligroso. Elegía pueblos pequeños donde no hubiera seguridad, siempre de noche, sin vecinos y a pie.

Ahora, la Guardia Civil los ha pillado in fraganti, cuando pretendían atracar otro banco en Santa Ana, Albacete.

La santa madre es uno de los recursos favoritos de Dáesh para causar el mayor número de muertos en sus atentados, el mismo que hizo saltar por los aires, el laboratorio en Alcanar, Tarragona en 2017. En total, 100 Kilos de explosivos que los terroristas pretendían usar en los atentados de Barcelona.

También recurrieron a eta sustancia en ataques como el de París o Bruselas. La Guardia civil ha intervenido 730 gramos de esta peligrosa sustancia, y cuatro personas han sido detenidas.